Crónica

El chiste del dentista

¿Saben aquel que diu que era un hombre que iba al dentista y cuando el odontólogo se le acerca con su instrumental médico y se inclina hacia su boca, el hombre rápidamente agarra lo que viene siendo la parte escrotal del dentista y le dice “No nos vamos a hacer daño, ¿verdad?” Pues este chiste del añorado Eugenio sirve perfectamente para definir este tipo de partidos. Esos en los que a ambos equipos les vale el empate para cumplir sus objetivos de la temporada. O al menos, los que el transcurso de la temporada les obligó a elegir como mínimos. Con un punto, el Getafe se salvaba y el Barça casi aseguraba la segunda plaza. Y cuando a ambos equipos les vale el marcador inicial… partido de guante blanco y en botella.

La falta de competitividad derivo en un simulacro de partido en la que 22 personas en pantalón corto se pasaban una pelota en horizontal. Ir a recibir a la Plaza Mayor de Madrid a una chavala que había quedado tercera en un festival de música trasnochada parecía mejor plan para pasar la tarde. Cada cual es libre de elegir como desperdiciar el tiempo en su vida. De propina, se alargaba de manera innecesaria el sainete con la pausa para la hidratación cuando en ese momento hacía más calor en Helsinki que en Getafe.

Era tiempo para que el culé con mirada de futuro, buscase con ahínco en diversas bases de datos futbolísticas, los posibles sustitutos para Ter Stegen. El alemán hace tiempo que dejó de estar en la élite y parece haberse ido para no volver. Urge sustituto. También el culé con perspectiva histórica podía analizar si esa dupla de centrales Lenglet-Mingueza era igual de mala o peor que la que vio formada por Dehu y Christanval. X en la quiniela.

El descanso del partido nunca tuvo mejor acepción. Aunque en este caso fue para los espectadores. Y si alguno pensó que la entrada de Ansu por Aubameyangc ambiaría algo, olvidó que al chaval probablemente le habrían explicado que en partido como este no hay que chutar a puerta. Porque no hubo ni uno en todo el partido. Por no haber no hubo ni minutos para nuevos canteranos en un partido que fue la nada misma. Solo quedaba aferrarse al transistor para cantar el gol de Sevilla que daba validez a un punto casi desagradable de conseguir.

Pero que el Barça pacte un biscotto con el Getafe para asegurar una segunda plaza que da derecho a un viaje a Arabia Saudí, ya no debe sorprender a nadie: la dignidad del club se quedó en casa hace tiempo con el tema DembeLOL. O con la renovación de Sergi Tormento. Se está finalizando la temporada con sensaciones muy preocupantes y la tregua tiene visos de caducidad: sinjuego y sin resultados la temporada que viene, las peticiones de echar cabezas a rodar, desde el utillero al palco, empezarán a sucederse.