Análisis táctico del Clásico

Gran victoria, enorme mérito de estos jugadores y vital chute de alegría y positivismo en un último tramo en el que todo vuelve a ser posible (ahora también la Liga).

Tengo que discrepara de una gran crónica (otra más) de Spacestar en lo que a táctica se refiere. No creo, ni que el Barça acertara con la alineación (el esquema de juego es distinto y luego lo discutiremos), ni en resaltar a Alves entre la endeblez.

Para empezar, Cesc realizó un partido intrascendente. Muchas pérdidas de balón (sobre todo al inicio), poca fe en los esfuerzos y desmarques e intrascendencia en sus pases (pocos riesgos y simplemente devolver la pelota). Sólo algún pase lejano, directo y vertical tuvo su firma (adjetivos que quizá definen su juego o mejor juego, que no el del Barça). No fueron “los cuatro bajitos”, pues Iniesta estaba pegado a la cal, encargado de abrir el campo y encarar a Carvajal en el 1×1 tras bascular desde la derecha.

Neymar tampoco tuvo su día. Especialmente mal en el primer tiempo y sus primeros minutos (3/12 en regates, lo que da una idea de las pérdidas que ocasionó). Jugó en banda derecha como contra el City en un rol y perfil que no van con el tipo de jugador que es. Especialmente llamativa su influencia en el once titular cuando desde antes de Navidades, hay dos jugadores con mejor rendimiento.

En este punto y tras este pequeño análisis de alineación, entremos a valorar si realmente el esquema de juego. Iniesta muy en banda, protegido por un Alba “en modo defensivo” con Bale, jugando de centrocampista por banda izquierda:

http://i.imgur.com/nD2zsXO.png

mientras Cesc andaba perdido entre el interior izquierda y extremo derecho. ¿De qué jugaba? ¿Cuál era su rol ofensivo y defensivo?

http://i.imgur.com/MSO27te.png

Por tanto teníamos a Iniesta y Neymar intentando dar amplitud al equipo. Con Iniesta manteníamos la posesión y circulación de pelota (es que es muy bueno), aunque no amenazábamos espacio a la espalda de la defensa (curioso, excepto en el gol de Andrés), pero con Neymar y su 3/12 en regates no mejorábamos jugada y recibíamos jugada en contra sin jugador retornando defensivamente:

http://i.imgur.com/rOFKxSO.png

Es decir, Cesc no ayudo a efectos prácticos a hacer daño por dentro y dar calidad a la circulación; Neymar no hizo lo propio por fuera. Además, defensivamente Neymar no ayudó a Alves que se vio superado una y otra vez en el espacio que deja Xavi a sus espaldas (ya sabemos que el de Terrasa no es de esprintar; o defiende hacia delante, o vuelve trotando porque es como sabe y puede). El movimiento era: Cristiano para dentro, Di María hacia fuera y la amenaza de Marcelo. Conclusión: en cinco minutos tres jugadas idénticas con el fideo centrando y teniendo tiempo de pensar a quién y donde ponerla. Dos goles, una salvada de Piqué bajo palos. Casi hat-trick de Benzema.

La debilidad estuvo en el modelo (el de los cuatro bajitos) con esos jugadores empleados. ¿Hubiera habido diferencia si Pedro hace de Iniesta y Andrés de Cesc? Pues vistos como están unos y otros, seguramente más calidad en el juego por dentro con la misma o mayor amenaza de Pedro a Carvajal. Y es que, digámoslo ya, Andrés metió un gol muy de Pedro.

Si en lugar de Neymar, tienes a Alexis, hubieras obtenido mucha más profundidad en banda derecha (y amenaza a un Marcelo que se hubiera contenido más) y mucho mayor retorno para ayudar a Alves. Es decir, igual Di María no habría centrado tan placidamente. Dicho lo cual, transcurridos los centros, las carencias de Mascherano se vieron otra vez. No controla el área; puede jugar de central pero siendo casi un centrocampista; osea, a 30 metros. Cuando hay centros laterales, sumado a que su altura no ayuda, está perdidísimo. Porque no ha sido instruido como central. Finalmente, me gustaría destacar un más que notable partido de Jordi Alba ante todo un Gareth Bale. Que su producción ofensiva contra nosotros sea siempre la misma. Firmo ya.

Saludos, Visca el Barça y, are sí, another brick in the wall.