El análisis

El análisis de irascible

JOHAN PEP MESSIEn la línea de la defensa hay tres decisiones o aspectos clave que hay que tratar: La incompatibilidad de Alves y Alba como laterales en partidos TOP, Puyol y Abidal.

– Empezando por el final, la decisión trasciende de lo meramente deportivo, pero también incluye lo deportivo. No hemos tenido tiempo de ver a Abidal más que en dos ratos sueltos. Se le ha visto a buen nivel, con poca exigencia y falto de ritmo y fondo físico. Sólo los médicos, el cuerpo técnico y él saben si con paciencia y dedicación podemos ver una versión de Abidal de 90 minutos en partidos más importantes. Personalmente yo creo y confío ciegamente en que sí, visto su afán de superación, su constancia, su mentalidad y su persistencia. Extradeportivamente, una renovación no debería si quiera plantear el debate. Tiene que estar. Y ojo porque nos puede hacer un apaño muy bueno. A unas malas, tienes el mercado de Diciembre. Pero no creo que así sea. Aguantaría un año y le iría probando cada vez en escenarios más complicados (más físicos, con más contactos, que requieran más concentración…). El resto lo tiene: calidad para defender por alto y bajo, anticipación, lectura del juego rival, entendimiento de nuestro juego y experiencia a raudales.

– Tema Puyol. Pese a ser “el capitán” y leyenda viva del club, la edad le está empezando a pasar factura a un físico privilegiado como el suyo que ha tenido una vida deportiva de total dedicación y cero excesos. Empiezan a aumentar la frecuencia en sus lesiones lo que, para jugadores de su edad a los que les va costando cada vez más alcanzar el 100% de forma, le entrecorta mucho su estado de forma y hace que nunca termine de estar a tope para ganar esas décimas corriendo, esa rapidez girando, etc. Por supuesto lo mantendría en plantilla, qué duda cabe. Pero con un rol diferente, que acepte la competencia y contribuya a la rotación con el resto de sus compañeros; los cuales es posible que le superen en rendimiento a la hora de decidir quién se juega las castañas en los momentos de la verdad. Por lo demás, jugará menos pero deberá como nunca ejercer de capitán para el equipo y para el club. Creo que es lo único que nos debe. A nivel táctico no hay nada que debatir: es un pedazo central. Entre los mejores siempre durante más de 7-8. Eso lo dice todo. Por último se deberá gestionar mucho y bien su rol intenciones y/o compatibilidad para con la Selección Española teniendo en cuenta los factores que he comentado anteriormente. Si este es su último torneo veraniego a cambio de retirarse con el centenario de partidos y la gloria de un periplo maravilloso, mejor que mejor. Como capitán y mirando por su club, sería una decisión acertada.

– El último es un aspecto meramente técnico-táctico pero que creo puede (y debe) tener repercusión a nivel de configuración en la próxima temporada. No nos ha ido nada bien en partidos grandes tener dos laterales ofensivos. Especialmente evidente en partidos grandes. No han mezclado bien y por ahí nos han atacado. Esto no es una crítica a Alba, que conste, aunque defectos tenga que pulir el chaval. Sino al sistema o su ejecución. Mala sincronía y elección de las subidas, poca coordinación con el otro lateral…¿Cómo se puede solucionar esto? Pues para empezar, ni idea ( LOL ). Pero continuando, dependerá mucho de como queramos jugar y atacar. Pienso que todo el sistema ofensivo debe ser modificado para atacar mejor y, en consecuencia, poder defender mejor. En ese sentido, tener “un Abidal” en el lateral izquierdo que equilibre en defensa y aporte por arriba (luego iremos a esto más adelante) sin ser manco jugando la pelota se me hace cada vez más imprescindible para los grandes partidos. Cuando queramos invertir el perfil, tendremos a Montoya (con muchas más aptitudes defensivas) y a Alba como más atacante. Versatilidad en los laterales.

Dos cuestiones adicionales y no menores deben ser atendidas con más precaución que en esta temporada. La gestión de Bartra y la defensa de balones aéreos. Sigo pensando que Marc puede tener un largo recorrido en la plantilla del primer equipo pero su rol debe ser muy distinto al de esta temporada. Debe estar una o dos temporadas aún aprendiendo, pero ya a nivel de competición; no sólo en entrenamientos. Coger minutos con regularidad y certeza rodeado de los mejores para que pueda terminar de volar solo, con mando en plaza, en temporada-temporada y media.La defensa de balón aéreo es una cuestión de actitud (conceder lo mínimo posible) y de altura. Ya que hay que hacer fichajes este año, a poder ser, equilibremos este parámetro. Creo que se pueden congeniar todas las cosas.