Barça Atlétic

El Mini sí es un fortín

Llegaban los de Luis Enrique a la séptima jornada de la Liga Adelante cómodamente posicionados en la tabla clasificatoria.  La media inglesa de ganarlo todo en casa y empatar o perder fuera – con digámoslo ya,  una lección de por medio en Cartagena ( 5-1 ) –  permitía afrontar este envite contra el Tenerife sin urgencias.

Los canarios, en cambio, tenían un panorama muy diferente, su rival autonómico(?) e histórico enemigo, la UD Las Palmas, se había convertido en uno de los gallitos de la categoría mientras los chicharreros miraban con preocupación como se acercaban, cada vez más peligrosamente, al farolillo rojo.

El nuevo presidente de la normal junta entrante, Sandro Rosell, había decidido a última hora permitir la entrada gratuïta para lo socios tras anunciar la misma a 5 euros por barba  durante los días previos. Al final, 200 almas llenaron el Mini, entre las que se encontraron un grupo de indesables que decidieron cerrar el minuto de silencio al grito de Laporta hijo de puta.

Al equipo le faltaban hasta 6 titulares, y no precisamente de poco peso. El portero titular Rubén Miño, el central Andreu Fontàs, el lateral zurdo Carles Planes y el interior Thiago Alcántara por estar convocados con la selección sub-21,  donde se enfrentarán a Croacia en una eliminatoria directa de clasificación al Europeo. Y se sumaron las de Marc Muniesa por sanción – expulsión por dos amarillas en la última jornada –  y el mexicano Jonathan Dos Santos por lesión. Además, Martí Riverola tampoco pudo ser convocado al ser llamado por la sub-19.

Aún así Luis Enrique pudo presentar un once de lo más fiable de la categoría, lo que habla bien a las claras de la calidad de la plantilla del filial: Oier, Montoya, Abraham, Bartra, Sergi Gómez, Romeu, Carmona, Sergi Roberto, Tello, Nolito y Jonathan Soriano.

Empezaron los chavales como siempre, intentando tocar desde atrás sin rifar el balón, aunque en este sentido se notaron las bajas de Thiago y Jonathan. Hace gracia ver como calcan los movimientos del primer equipo. Por ejemplo, cuando saca el portero, ayer el suplente Oier, también conocido como Zubi 2.0, los centrales Bartra y Gómez se abren hasta la altura de los laterales y es el medio defensivo, Oriol Romeu, quién baja a recibir ejerciendo de líbero. Y tal como lo hace el B lo hacen todos, desde el juvenil de Kaptoum o Delefeau hasta el cadete de Guim Laporta y Guillermito Amor.

En esas que a los pocos minutos apareció el hombre de moda, el andaluz Don Manuel Agudo “Nolito”, para deshacerse cual barrilete cósmico de todo chicharrero que le salió al paso a base de slaloms, disfrazarse de Iniesta en el último momento, y picar un balón cruzado, templadito, medido, al finalizador del equipo, el EX perico Jonathan Soriano, que otra vez, no falló. 1 a 0. La cosa pintaba de nuevo muy bien en el Mini.

Y mejor que pintó cuando poco antes del descanso, y tras una buena internada por la banda derecha de otro ex-perico, Christian Tello, el balón se cruzó de punta a punta del área tinerfeña, y en el otro lado, casi sin ángulo pero con la fe del que se sabe en racha, otra vez Nolito, empalmó tal como venía un obús que se enclastó violentamente contra la red. 2 a 0 y al descanso.

En la segunda parte, para alivio y esperanza de los comentaristas de canal Plus, Mikel Alonso, el hermano malo de los Alonso, marcó el gol del Tenerife tras salir el filial blaugrana un tanto dormido de los vestuarios. Momentos de desconcierto donde reinó el plan B por parte de ambos equipos. A ver quién la rompía más fuerte. Cuando el partido se estaba poniendo más feo, llegó una contra del ex del Sant Andreu, Abraham Mineiro, que culminó Carmona para cerrar el match.

3 a 1. 4 victorias de 4 partidos en el Mini. 15 puntos en 7 jornadas y sólo 3 equipos por delante: Betis, Celta y Rayo Vallecano. ¿ Queda alguien que no sea ya friki-canterista ?