Yoyalodije

El MHP (Most Horrible Player)

Excusas habituales en este tipo de partidos de Copa: rival pequeño, tiempo desapacible, queda el partido de vuelta, son once jugadores que nunca han jugado juntos, etc… Todas se aceptan como válidas. Pero también pongamos en perspectiva que estos suplentes teóricamente sueñan con ser titulares algún día. Que existe la importante motivación de ser el primer equipo de la historia en ganar 5 copas consecutivas, Y que en León hoy había cerca de 250 millones de euros en fichajes sobre el campo. Ninguno lucía la camiseta de la Cultural Leonesa.

En esta noche previa al Día de los Muertos, no hubo lleno en el Reino de León, tal vez porque la gente prefería disfrazarse o ir a ver películas de terror. El campeonísimo de la Copa del Rey no quiso ser menos en una fecha tan señalada y decidió brindar un auténtico horror de partido. Les avanzo el tráiler de la película: primer disparo a puerta (sustito) en el minuto 70 de partido. En medio del espanto, tan solo Aleñá fue el soplo de aire fresco en medio de tanto suplente convencido de serlo.

Así que si normalmente en las crónicas futbolísticas tratamos de buscar a los mejores del partido, en la noche del horror la motivación principal del mismo fue buscar al jugador más horroroso del mismo. El MHP. Most Horrible Player, ya que en esta noche de influencia anglosajona es mejor no pensar en las siglas en español. Lástima que aún no existe el televoto desde casa para haber podido votar al MHP porque la competencia, desde luego, fue feroz.

—“Débil” Suárez. Es importante el prefijo para no confundirlo con la leyenda uruguaya. La nada absoluta hecha jugador. En muchas ocasiones se confirmó que jugaba porque cuando la cámara enfocaba a otro jugador, aparecía él en segundo plano.

—Malcom. De aquel extremo que apuntó cosas en la pretemporada nunca más se supo. En esta noche de personajes, podía haber sido Apolo Creed pero optó por ser Carlton Banks.

—Semedo. Físicamente podría competir con cualquiera. Por eso tal vez la sección del club adecuada para él sería la de atletismo.

—Munir. Blando e intrascendente cual Denis de la vida. Si su intención es salir del club en el mercado de invierno hoy aporreó la puerta de salida con mucha fuerza.

—Arturo Vidal. Simplemente no debería estar en el club. Y no es cuestión de calidad, que la tiene (o más bien la tuvo) sino porque representa una bofetada a mano abierta a las enseñanzas del Maestro Johan.

—Deambulé. Como el mítico personaje de Robert Louis Stevenson, el francés muta de Doctor Jekyll (minutos finales contra el Real Madrid) a Mister Hyde con una espantosa facilidad. Simplemente infame su partido en León.

Por suerte, como en toda película de terror que se precie, al final siempre llega uno de los buenos (titulares) al rescate: Lenglet puso el cierre con el único gol a una película totalmente prescindible. Y sin embargo, lo más horroroso está por llegar: por muy mala que sea una película siempre hay alguno que se empeña en que haya una segunda parte. Se estrena dentro de unas semanas en el Camp Nou.