Yoyalodije

Neymar y la clausula

Comentario publicado el 18/07/2017

Pagar una cláusula de 220 millones – casi DOBLANDO en precio lo que era hasta ahora el traspaso más caro (para ponerlo en relación: sería como si Floren hubiera soltado 100 millones por Figo en su día) – a mi no me parece chuleo en absoluto.

Neymar será el jugador que más camisetas/zapatillas/… venda en el mundo, y lo será aún más ante el declive de Cristiano (el año pasado ya gastaron el comodín “sólo toias en los sorteos”, este año también el de “árbitraje por lo criminal antes que por lo civil”). Es un jugador que domina todas las facetas del mundo moderno con los medios, y eso le convierte en una auténtica mina de oro para patrocinadores.

Pero, al menos tengo esa sensación, que todavía vive de la inercia de la promesa que vino del Santos para ser el mejor jugador del mundo algún día, y la gente aún aguanta, aunque no haya cumplido con esa promesa. Ya tiene sus 25 años, y aún no ha demostrado que puede ser el máximo líder de un equipo grande GRANDE y llevarlo a ganar títulos.

Para este contexto, en el Barça siempre estará eclipsado por Messi hasta que éste se retire (si Neymar hubiera repetido el “milagro” del PSG ante la Juve, igual podría haber sido un paso hacia adelante, pero no fue así). Para el mundo mediático, con todo a lo que nos/les tiene acostumbrado Messi – su nivel de amo total entre 2009 y 2012 a algunos ya se les ha olvidado – y con toda la contra-propaganda a favor de Cristiano, Neymar tendría que ganar como mínimo un mundial o llevar al PSG a ganar dos champions para cumplir con lo que se espera de él de verdad, y en ambos casos el equipo correspondiente tendría que ganar con una superioridad incontestable y aplastante, y esa superioridad tendría que venir de él.

En el próximo mundial competirá con una alemania cuyo B ganó la confed con la gorra, con unos chilenos que ya le tuvieron a un penalti de la eliminación en su propia casita, con unos franceses que superarán de largo a sus compañeros de selección en calidaz indifidual en practicamente todas las posiciones – y con Messi, que esta vez tendrá un entrenador. Difícil.
Y vete tú a saber qué pasará en 2022…

Y en el PSG, dudo que un equipo que sabe meterle 4 al campeón vigente de la liga más competitiva en territorio champions – según los propios criterios de la uefa, ojo – pero que luego pierde 1-6 en la vuelta, pues dudo que necesiten a otra pieza en ataque para triunfar. El cromo que les falta parece ser más bien un mariscal que les mantiene en orden la defensa cuando las cosas se empiezan a torcer. El Madrid empezó a ganar cuando empezaron a hacer valer su patente de corso arbitral, aprovechado en la persona de Casemiro (para poder subir a ambos laterales a la vez hasta que jueguen de extremos los dos). O sea, cambiaron la base de su estructura defensiva – ya, de “tal” manera (“su” manera, la de siempre, parece) – pero era el cambio clave.

A parte de esta excursión a la futurologia, recibir 220 millones por alguien que aún NO ha demostrado que es el mejor del mundo, no es exactamente el concepto que tengo yo de “ser chuleado”.