Crónica

Game Over (insert coin)

Muchos dirán que un día de Sant Jordi murió el equipo más grande de todos los tiempos. Yo no estaré de acuerdo. El equipo más grande de todos los tiempos acabó cuando se fue su creador, en el mes de junio de 2012. De hecho si hay algo que no suele fallar son los sentimientos y la frialdad con la que asumí el resultado de anoche en el Allianz Arena no tiene nada que ver con la debacle emocional que supuso la eliminación contra el Chelsea.

Y es que desde el mes de agosto estamos metidos en un proyecto nuevo, más modesto que el anterior donde se priorizó la Liga sobre todas las cosas y en el que el reto que supone las semifinales de Champions parecía demasiado lejano como para que comprometiera el inicio de Liga. Por ello pienso que el primer año de Tito Vilanova como director técnico del primer equipo ha sido un éxito, porque así deben ser considerados aquellos proyectos que cumplen con su objetivo principal.

Por ello quiero celebrar la Liga como se merece, este grupo ha completado un inicio de Liga tan brillante que batió todos los récords de puntuación, victorias y goles de Messi, que centrado en este objetivo, llegó a marcar contra todos los rivales en una vuelta completa, algo verdaderamente digno de celebrar y ser recordado.

El problema reside en decidir qué es lo que quieres ser y el segundo comprobar si , con lo que tienes, te llega para alcanzar el objetivo. No sé si consciente o inconscientemente, los servicios técnicos del Barça sabían que la Champions no era un objetivo este año, de hecho solo hay que comprobar el estado físico con el que han llegado los jugadores en este tramo y la poca rotación que ha habido de las piezas claves del equipo. Porque todos estaremos de acuerdo que a excepción de Iniesta, el resto de jugadores importantes del equipo han llegado con la reserva a esta fase y así no se puede competir con equipos en plenitud como fue el Bayern de anoche.

El sistema de competición actual hace que sea muy difícil poder estar en plenitud durante todo el año y la presencia del Real Madrid en la Liga impide también que te puedas tomar los primeros meses de Liga como preparación porque como les ha ocurrido a ellos una diferencia inicial de 6 o 7 puntos se hace insalvable. Así, hay que elegir, o bien te la juegas al inicio como hizo Guardiola a partir de su segunda temporada o tienes que desembolsar una cifra cercana a los 200 millones para confeccionar una superplantilla, algo absolutamente impensable en tiempos de tóners en blanco y negro.

El partido de ayer es el resultado de esta planificación. El Barça no llegó bien al Allianz y el Bayern lo hizo en plenitud y unido a los errores(?) arbitrales desembocaron en un resultado muy exagerado en contra que han convertido la vuelta en un mero trámite. En este punto no debo olvidarme de lo que supone que la Champions sea tu prioridad. Los equipos que aspiran realmente a ganarla tienen que dejarse sentir en la UEFA, deben reunirse frecuentemente con sus máximos dirigentes y tienen que dar golpes sobre la mesa cuando su equipo recibe arbitrajes delictivos. Está demostrado que en Europa no hay vergüenza torera y en tres eliminatorias te pueden colar hasta 5 goles irregulares, récord histórico de la competición.

Lo dicho, celebremos la Liga lo antes posible, y hagámoslo como corresponde, la consecución del único objetivo de esta temporada y planteémonos la temporada que viene qué es lo que queremos ser y obrar en consecuencia.

Para finalizar me llamaron la atención dos twits que resumen mis sensaciones, el primero fue del gran Gary Lineker: “De los dos equipos hay uno que necesita a Guardiola como entrenador  y no es el Bayern de Munich” y el segundo de Francesc Garriga “El 2 de maig de 2013 comença de debò el mandat de Sandro Rosell”

Força Barça sempre!!