Yoyalodije

PUES EL FUMBOL ES ASIN SEÑORA, QUE QUIERE QUE LE DIGA

Hola muy buenas.
Tengo el placer de anunciarles que hoy inauguro una serie de artículos relacionados con las elecciones del Barça, en lo que vendría a ser una subsección contenida en la ya mítica sección de “Pues el fumbol…”

Se lo explico de la manera más didáctica posible. Imagínense una gallina poniendo un huevo. Pues la gallina sería “Pues el fumbol…” y el huevo la subsección.

Su título, “Señora, habría que ir ya yendo a votar, y disfrutar de esta gran jornada de barsalunisme”.
Un matiz. Cuando se pronuncie “barsalunisme”, a uno se le tienen que humedecer los ojos mientras mira al infinito, y engolar la voz al “másimo”, que dirían en la meseta. Si no, no vale. Se siente.

Pues bien, esta serie que hoy empieza constará de un artículo. Concretamente el de hoy. Me preguntarán, ¿entonces también termina hoy?
Esperen que lo piense. Pues si.

Si hay un termómetro electoral en Barcelona, ese soy yo. Ya me entienden, supongo. Ahora que no venga uno, me agarre de la cabeza y se la inserte en su culo, o debajo de la sobaquera.

Y por qué?
Debido a mis contactos, estoy a la última.
Si Vds. me preguntan por la última, casi ni les puedo responder, porqué ya la tengo desfasada. O sea, que les contestaré “servidora” o bien “em penso que és aquesta senyora d’aquí davant”

Les decía. Trabajo en el mundo de la asesoría de imagen, fotografía artística, maquillaje y tal.
Ah! Claro gañán. Vd. se encarga de la campaña publicitaria de uno o varios candidatos, o asesora a gente cercana a ellos.

No sería bien bien así.
Maquillo y fotografío bocadillos y platos combinados.
Ustedes habrán visto al pasar delante de un bar, unos carteles con las fotografías de platos numerados normalmente del 1 al 8, no?
O carteles de “Hay bocadillos calientes, y ep! también fríos”, no?
Pues esas fotografías de salchichones relucientes, y albóndigas que parecen listas para jugar a la petanca, son mi obra. Mi regalo a la humanidad.

No me lo nieguen, esas escalopas saltan del cartel, y dicen “cómeme”.

Total, que me paso la vida de bar en bar. Mi madre ya tenía ese presentimiento, ahora que me acuerdo.

Oiga! Venga rápido que la foto del plato nº4 se ha descolorido con el sol, y está verdosa.

Pues nada, el nº4 dice? Huevos con croquetas y una tira de beicon?
Ale pues. Cojo mi maletín con unos huevos fritos de plástico, las croquetas de aluminio, y la tira de beicon de silicona, la cámara, los focos, y una brocha para untarlo todo de aceite para que la cosa salga bien lustrosa y fuera.

Al cabo de nada, llamada al móvil, que llevo en una funda colgada del cinturón… Oiga! Necesito una foto del nº7 y otra del bocata queso.
Miro el maletín. ¿Llevo el lacón, los grelos, la malagueña, las tiras de pimiento asado? Vale. ¿Llevo la barra de pan comprada el año 83 y el queso de plástico? Vale.
Procuro darle un ángulo con la luminosidad adecuada, que las rodajas sobresalgan bien del pan, en plan “hostia que bocata”, y a veces hasta les pongo un fondo azul cielo, como diciendo “cagüenlaputa, que viene la chistorra el espacio”, o con un halo místico que empleo mayormente en las fotos a las butifarras, “Hete aquí San Butifarro”

Anécdotas? Las que quieran. Algunas agradables, como la vez que lo dejé todo preparado para la foto, y me dio un apretón.
Un infeliz que pasaba por ahí, se metió una de mis patatas fritas de titanio en la boca, y al masticarla, le salieron las muelas disparadas al cartel que rezaba “Tenemos lotería de la Peña lo Joteros de Atapuerca, nº 35.910, compra una participación y colabora con el equipo de futbol sala Bar Los siete hermanos”.
Se incrustaron allí las muelas, y la gente dejó el Sport, el Mundo Deportivo, y los boquerones, y se arrodilló ante el talonario de los décimos creyendo que los impactos eran una señal divina.
Bonito no?
Lástima que el “gordo” cayera en Pamplona. No he vuelto a pisar ese bar.

A que viene esto? Ahora viene el meollo electoral.
Viene a que mientras desarrollo mi obra, estoy oyendo continuamente los comentarios de la clientela. Y la cosa de momento va de que Rosell arrasa. ¿Por qué? No lo saben ni ellos. Pero como sale mucho por la tele y fue vicepresidente pues mola.

Bueno. Tengo el catálogo a su disposición por si algunos de Vds. monta un bar. Les dejo una muestra de mi obra.