Yoyalodije

Barça – Deportivo: tan importante como el Clásico

El Barça clavó una estocada casi definitiva al Real Madrid el sábado pasado en el Bernabeu. El equipo de Guardiola dio un paso de gigante para conquistar su segunda Liga consecutiva. Lo tiene todo de cara, pero aún cabe la posibilidad de mandarlo todo al carajo. Sí, el Barça todavía puede perder esta Liga. Y sería una de las peores cagadas de la historia de este club. Así que poca broma.

El equipo viene de dar una exhibición de tintes humillantes en la capital del reino. La euforia reina entre los culers. Y en Madrid están hundidos. Quedan 21 puntos por disputarse, pero parece que ahora mismo nadie puede hacer frente a los de Guardiola. Este miércoles el Barça se reencuentra con su afición en un partido, ante el Deportivo de la Coruña, que para muchos tiene visos de alegre trámite. Jornada intersemanal, un rival cuya mejor versión de este año se ha desdibujado totalmente, y un público, el valiente que acuda al Camp Nou un miércoles a las putas 10 de la noche, seguramente más predispuesta a recordar el sábado pasado que a dar calor a un equipo que parece no requerir ninguna ayuda en el espectacular tramo final de temporada que está protagonizando.

Se da la circunstancia, sin embargo, que el partido de este miércoles es tan importante como el disputado en el Bernabéu. Ante el Depor nos jugamos los mismos tres puntos que ante el Madrid. La única diferencia es que allí impedimos que los de Pellegrini sumaran. Nada más. Un eventual resbalón ante los gallegos puede echar por tierra la exhibición en Madrid. Todo lo que no sea llevarse los tres puntos hará que los lugartenientes de Satán recobren súbitamente el aliento y se den cuenta que, con apelación de espíritus mediante, aún pueden disputarnos la liga. Están muy hundidos, a punto de irse a la mierda, pero sólo necesitan que la caguemos para recobrar la vida. Ya sabéis cómo son las cucarachas.

Así que el partido de este miércoles, y también el del sábado ante los pericos, son tan vitales como el Clásico. El auténtico salto adelante llegará si conseguimos estas dos victorias, que cortarán cualquier atisbo de reacción blanca. Si el Barça sigue con el paso firme, más fácil será que el Madrid se desmoralice y se deje puntos en sus próximas citas. Si tropezamos, dad por hecho que ellos no lo harán. De cara a mañana me importan bien poco las alineaciones y los arbolitos. Tal vez Guardiola opte por las rotaciones para dosificar jugadores de cara al terrible calendario que nos espera. O tal vez no. Me da igual. La cuestión es que, salten los que salten al terreno de juego, deben saber que están a punto de jugar una final. Así que salid y disfrutad. Pero, sobretodo, ganad.