Yoyalodije

El 1×1 del FCB-Stuttgart

Valdés (6) – Líbero. Tuvo más protagonismo con los pies que con las manos. Le costó imponerse por alto en un par de jugadas, pero por suerte el árbitro luxemburgués señaló falta a favor. Fuera de casa, en Champions, no siempre te las pitan. Ojo.

Alves (6) – Contenido. Poco protagonismo ofensivo el del brasileño en la primera parte. Subió algo más tras el descanso, cuando correr riesgos en defensa ya no era tan peligroso de cara a la eliminatoria. Las cabalgadas de Molinaro y los quiebros de Hleb, con el que se mostró inclemente, le crearon algún problema.

Piqué (6) – Machote. El hombre anuncio se mostró correcto en todos los aspectos del juego. Sólido en defensa y sacando bien el balón desde atrás, sin estridencias. Se jugó la amarilla que le hubiese costado la suspensión en una acción típica suya, de avanzarse demasiado la bola y lanzarse con demasiada fuerza a los pies del rival. Por suerte, no llegó a contactar con el stuttgarter.

Puyol (6) – Roca. Como su compañero de zaga, no pasó apuros atrás. Se mostró contundente en un par de acciones, despejando la bola como si de la cabeza de Business se tratase. Jugó, quizá demasiado, con Valdés.

Maxwell (6) – Partidazo. Que se me entienda: partidazo para lo que es Maxwell. Un 6 es la nota de sus partidos buenos. Es un jugador que no da demasiado de sí. No estuvo mal en defensa, pero Marica acabó rompiéndole el c… digo, la cintura, y el brasileño estuvo a punto de cometer penalty. En ataque no se ofreció; la única subida clara que tuvo se la anularon por fuera de juego inexistente.

Busquets (7) – Recuperador. Volvió a ser el tapón del medio campo (no en el sentido de “los tres tapones”), si bien en esta ocasión contó con la ayuda de Touré en defensa y la mayor presión de sus compañeros, lo cual le ayudó a la hora de recuperar más balones sueltos. Jugó la bola fácil. Acabó lesionado.

Touré (8) – Búfalo. El mejor partido de la temporada del marfileño, curiosamente de interior. Demostró que es capaz de combinar fuerza, zancada y técnica con varias arrancadas que hicieron levantar a un público deseoso de volver a ver al mejor Touré de sus asientos. Combinó bien, con criterio. Por ponerle algún pero, tiene aspecto de estar un poco fondón, y su rendimiento bajó bastante en la segunda mitad, posiblemente fruto del cansancio.

Iniesta (5) – Gris. Para que luego digan que si es tan blanco y tal. Andrés volvió a actuar en banda, posición en la que le “castiga” Guardiola para que sus conducciones excesivas, que no van a ninguna parte, no perjudiquen al equipo. Estuvo a punto de batir a Lehmann con un trallazo que… bah, para qué voy a mentir. Ya lo visteis.

Pedro (7) – Moscardón. Presionó incansablemente con esa manera tan suya de correr, agitando los brazos como si le atacase un enjambre de abejas, y tuvo movimientos muy buenos. Sería una puta pesadilla para cualquier defensa si tuviese más calidad. Marcó su golito.

Messi (9) – Enrachado. Ocho goles en los últimos cuatro partidos, si no me equivoco. Metió el golazo que abría la lata, el tercero que sentenciaba la eliminatoria y estuvo cerca de repetir hat-trick. Completó un partidazo apoyándose en el resto del equipo, como tiene que ser. Así sí es el mejor del mundo con diferencia.

Henry (6) – Recuperado. El francés parece haber recobrado la ilusión y las ganas tras verle las orejas al lobo. La actitud de este Titi, generoso en el esfuerzo de presión y desmarque, no se parece en nada a la que tenía hace sólo dos o tres semanas. Se movió muy bien pero no estuvo demasiado acertado con el balón, y acabó desaparecido entrada la segunda mitad.

Ibrahimovic (5) – Puuu-tu. Es lo que creó que le dijo a Lehmann. Empezó en el banco, castigado, pero entró en el campo con muchos minutos por delante, lo cual se puede considerar un favor de un Pep no muy dado a hacer sustituciones. Tuvo un par de jugadas en las que no acabó de estar acertado, perdiendo el balón, pero, hacia el final del partido, le dio un buen pase a Bojan para el cuarto. Si Guardiola pretende que reaccione, me parece que ésta no es la manera.

Milito (6) – Cumplidor. Poco más se puede decir de la actuación de Milito, que entró por Busi y prácticamente no tuvo que intervenir. Para llenar líneas voy a tener que decir que Messi le dedicó el tercero, provocando una situación incómoda, al creer Guardiola que Leo se dirigía a él… hasta que éste pasó por el lado y se abrazó al Mariscal.

Bojan (7) – Risueño. Ingresó en el campo a última hora, con todo a favor y sin la presión de tener que rendir (hecho que se demuestra al ver con qué cara entró: riendo), y demostró que sigue teniendo olfato goleador. Es una lástima que cuando se le da una oportunidad real de ganarse un puesto se venga abajo.