El ojo que todo lo ve

No Lloris por mí, uruguasho

Señoras, el de ayer fuen un gran dia. Otro más, que puntual acude a su cita a mediados de Marzo, asín como lo ha hecho durante los útlimos seis años. Y que dure.
Como habrán comprobado sus Señorías, uno se levanta ya mejor, más aliviado, ligero, viril, y sale a la calle y aspira el aire puro de la mañana con un humor diferente.
Sí, aún se puede oler un poco el humo, ya débil y diluido, resultante de la dantesca batalla de anoche. Una vez más, la culebra yace cadáver. No nos confiemos, siempre renace, pero la víbora de blancas fauces va a permanecer inanimada otros once meses.

Yo, personalmente, me siento renacer cada año en Marzo. Tengo menos canas que ayer, el nabo más grueso y con las venas más marcadas, y unos bícepses como barricas. Unos, los más imbéciles, seran capaces de decir que esta eliminación no nos beneficia en tanto en cuanto el Maligno podrá centrarse en la Liga. Yo digo que, siendo eso cierto, no es más que BASURA. Ante la perspectiva de una décima en forma de encerrona en el patatal mandrilista, cualquier mal es leve, ocurra lo que ocurra en Liga. Ahora bien: en nuestras manos está pisotear la cabeza de la culebra de una forma jamás antes vista. HAGÁMOSLO. Aprovechemos esta tesitura para despojarnos de ese aire fatalista y cabizbajo y hagámosles un traje a esos despojos.

No quisiera terminar este post -escrito desde el resquemor y la más visceral inquina- sin vomitar numerosas heces -de tanta mierda que he tenido que tragar- sobre las impolutas sábanas de las camas de las madres de la foca de Alfredo Relaño, Eduardo Inda, Tommy Roncero, Yusep Pedrerol, Tomás Guasch, JR de la Morening, Sergio Sauca y toda la legión de atizadores del unilateralismo y la discordia, defensores de la insidia, la manipulación, el fariseismo -que no sé qué significa ni me importa- y la locura.

Malditos hijos de pútrida fulana: ni España es toda blanca ni los medios pueden posicionarse de una manera tan vil. Peor aún, hacerlo desde el infundio, la intoxicación, y en definitiva sembrando la ira y el desprecio a través de la manipulación. Desprecio no sólo al heptacampeón (sí, desde ayer son siete ya), sinó también a todo un pais multiclubal y multisimpatizante. El Todopoderoso, preciso él, os asestó un partillazo bien merecido, pero eso no puede ni debe caer en saco roto. No podéis y no debéis sembrar el odio de esta manera, y menos basados en mentiras. Ya sólo os falta quemar las oficinas de Concha Espina y decir que fue Laporta.

No, cabrones, no. Lo de ayer fue una señal y sólo aquellos más inteligentes sabrán observarla. Por lo que a mí hace, me tomaré la molestia de entregar unas plegarias para que vuestros dias sean efímeros y presididos por una agonía difícil de soportar. De momento ya tenéis lo que merecéis, y cuidadito que si los mios se ponen las pilas, vais a terminar a cuatro grapas mirando a Cuenca. A todos vosotros, un caluroso QUE OS DEN POR CULO.

Nos vemos en Cibeles.

Sing us a soooooong, you’re the Pjanic maaaaaaaaaan…

Sing us a song toniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiight

P.S.: Lenny, métemele una buena foto, que yo ya ni sé qué poner de lo gozosa que estoy.