Yoyalodije

DEP Quini

Se ha ido El Brujo, se va una parte de mi infancia, un futbolista excepcional y dicen que una extraordinaria persona…Posiblemente el primer delantero centro moderno…que era capaz de meterte un golazo de cabeza, colocar una vaselina increíble o cazar un gol de oportunista, capaz de asociarse, como dicen los modernos, con Simonsen, el Lobo y compañía. Quini era tan grande que los niños del Barça no tuvimos que cambiar el 9 de otro monstruo como el temible Hansi Krankl de nuestras camisetas cuando vino a sustituirlo…y que por mucha ilusión que nos hiciese Maradona…nos jodía una barbaridad que dejase fuera del equipo al gran Quinocho…Ahora Quini Ahora…en cada corner gritaba la gente…porque sabían que el gol andaba cerca…
El secuestro de Quini nos quitó una liga, sí…pero nos quitó el aliento…Juanín me despertó para decirme que lo habían liberado y lloré como el niño que era…
Volví a llorar con el libro “Quini del secuestro a la libertad”

Hoy vuelvo a llorar Enrique…ojalá y en el cielo en el que no creo porque no existe…puedas entretenerte chutándole penaltis a tu hermano Jesús, otro tipo grande que murió ahogado por salvar a otro ser humano y a tu “otro” hermano a nuestro Javi Urruti, aunque por muy especialistas que fuesen los dos…seguro que seguirás celebrando el gol como si fuese la cosa más normal del mundo…

Puxa Quini, Visca Quinocho, Te sigo queriendo Enrique como cuando era un crío, me pongo el 9 y voy a ver la final de la Recopa