Yoyalodije

Qatarí que te vi

De los distintos pactos con el diablo que ha firmado esta Junta, el arrodillarse ante Florentino es un juego de niños comparado con la introducción del caballo de Troya qatarí en las estructuras del club. Es suficiente con ver las imágenes con el bueno de Akbar Al Baker junto al bocapastosismo de Rosell para comprender que esa imagen es como si un camello del Papiol se va al Bronx y se fotografía con el chavalín de cualquier esquina que tiene 30.000 veces más mili que él. Esta gente juega en otra liga, Sandro, te la han metido bien doblada.

Es que se ve a años luz que esto no puede traer nada bueno. Da igual lo que hayas firmado. La mafia tiene mecanismos de poder que trascienden los acuerdos firmados y el marco legal. Tienen la sartén por el mango. No tienen problemas para dar un giro a sus inversiones, para mover capital y dejarte en bolas, para hacer maniobras especulativas y hacer que digas “amén, amén” (en este caso “Alhamdulillah, Alhamdulillah”). Máxime si el dinero qatarí también entra en la ecuación Ayuntamiento de Barcelona-Generalitat, lo cual hace que el Barça sea un peón más de un proceso “de país”. Habremos pasado de representar una nación a servir los intereses de la élite dirigente de la nación, lo cual es muy distinto amigows. Pongan una casilla más en el proceso de parecernos cada vez más al Real Pudrit.

Pero más allá de lo “no firmado”, estamos en un punto que también deberíamos acojonarnos por lo “firmado”. Vista la eficacia de los servicios jurídicos del club (Freixa) en otros asuntos, miedo me da la letra pequeña del acuerdo con Qatar. Y lo hemos visto con el cambio de paisaje de nuestra equipación e instalaciones, la qatarización estética esconde una qatarización estructural, no hay duda.

En resumen, cuando los Pink Floyd (?) dijeron aquello de “ya que ahora jugamos en la liga de los dinosaurios, seamos el más grande de todos”, al menos lo cumplieron. Si vamos a tragarnos un sapo cada mañana, al menos que merezca la pena. Puestos a manchar la camiseta, saca un buen pastizal; puestos a estropear el nombre del estadio, haz que la suma de dinero que te pongan encima de la mesa te haga plantear tus convicciones. Puestos a entrar en el mundillo de los petrodólares, de los jeques, de los fichajes de 100 millones… pues no se, hazlo a lo grande y al menos que te sirva para apuntalar un proyecto definitivo, ganador y que te convierta en el Puto Hamo de Hesto para 20 años. Avánzate a tu tiempo, pétalo a lo grande. Es lo mínimo joder. Si llevas 15 años siendo vegetariano estricto y un día decides darte un festín de carne, joder, pide consejo a los que saben (Vailet, Bond, Integral, stoitxkov) y date un festín en un restaurante de quelidat, pero no te vayas a comer una pechuga de pollo.con ensalada y patatas fritas. No sé si me explico.

Estamos en manos de dirigentes tan mediocres, tan “quiero y no puedo”, que es imposible que tengan la altura de miras, el punto de genialidad de los elegidos para conducir esa transición del club al lado oscuro con un mínimo de garantías de, al menos, que la parcela deportiva siga siendo admirada en todo el mundo.