Barça Atlétic

¿Juega mejor el B que el A?

El titulo es toda una declaración. Para ser sincero disfruto igual o un pelín más viendo los minijugadores que los peloenpecho del Camp Nou. También hay que tener en cuenta que desde el año pasado les seguí bastante más de lo normal y les tengo algo/mucho de cariño. Y con estos partidos acabo coladito por ellos, tanto que hasta me he olvidado de los New Kids on the Block. Me paso, lo sé, -J- me bajará de los cielos, gracias.

A per feina. Viene el Vilarreal B. No lleva muchos puntos pero son peligrosos, y encima van de amarillo. Mientras Thiago y DosSantos están en la grada vestidos a lo quillo-informal esperando el final para saludar a un viejo amigo, Iago, se inicia el match. Así a bote pronto los cambios más sonantes en el Barça son la entrada de Sergi Gómez, Víctor Vázquez y Tello. Y Masip ¿O no debería extrañar?

Inicio. Aquí hay un lapsus en la crónica amigos. El partido lo estaba viendo de reojo en la casa de unos amigos, visita formal que durante un rato la madre de uno malbarató  mi visionado colocándose justo en medio de la pantalla. Oí un gol, pero la tele estaba floja de voz y solo captaba los fuertes agudos. Y algo de Muniesa Carlos, calculo que debía ser a la media hora más o menos. No tenía la suficiente confianza para meterle una colleja a la vieja, mentalmente si la tenía.

En nada y gracias a que la señora explicaba en qué bazar se había comprado una blusa y una faja meat’s colour pude vislumbrar mucho color amarillo en la Sony. Calla, que por fin se va. No veo la repetición pero si me entero que Iago cumple con la tradición de marcar del ex-compañero rival. Simple anécdota.

Todo lo que veo y hasta el final es una apisonadora azulgrana. Superioridad, predominio, preponderancia, preeminencia, supremacía. El fuerte ritmo con el balón, las bandas bien abiertas y sobretodo el descaro en chutar o centrar han acabado totalmente con el equipo de Castellón de la Plana. Solo un ratillo después de empatar han dado frente a los de Luis Enrique. Al marcar Soriano de penalti (a Tello) los del Vilarreal se han dedicado a salvar sus órganos vitales de la brutal paliza.

Ya en la segunda parte se marcaron los dos goles restantes. De Nolito, recién entrado y a lo Figo o Villa (si, esa jugada con tiro final de rosca), y de Rochina, a los tres minutos de entrar. 4-1. Muchos goles pero en serio que viendo el partido han sido pocos, muy pocos. Sergi Roberto, Carmona (apunto: no feeling), alguien que disparó un trallazo al larguero, centros que no han llegado al remate por los pelos, un pase que el portero casi se traga, etc. Uyyyyyy+Uffffff.

Solo puedo decir que el equipo no está on fire, sino que es carbonilla pura, lava incandescente. Su juego y sistema, el estado de forma y la motivación de estos chavales hacen a día de hoy que sean el mejor equipo de segunda división. He dit.

P.D – Que alguien me cuente el gol de Muniesa, please. Por cierto, Masip en la portería otra vez. Cuenten y piensen.

Tags: