Yoyalodije

El tema Ibra

Me veo en la obligación de explicaros que ha pasado con Ibra que veo que aun no lo tenéis claro:

Pep tiene el feeling al final del año del triplete que hay que cambiar cosas importantes para seguir ganando. Piensa que el tiempo de Eto´o en can Barça ha terminado. La única opción de que se vaya Eto´o es cambiándolo por Ibra. Pep sabe perfectamente que Ibra es un tipo de delantero totalmente distinto a lo que últimamente el equipo estaba acostumbrado, pero también sabe que tiene unas cualidades brutales.
Esta convencido que con mucha implicación del jugador y del equipo Ibra puede aportar muchas variantes al juego del barça.
Ibra empieza mal la pre-temporada porque se incorpora a mitad de gira americana y lesionado.
A pesar de ello en los primeros partidos se evidencia que si bien es un jugador totalmente distinto a lo que el Barça esta acostumbrado es tanta su calidad que ello no le impide marcar goles (vitales) mientras se va adaptando.

Llega invierno, el frío, los turrones y los anuncios de juguetes. El equipo manda en liga con una buena aportación goleador de Ibra. Llega el Barça-Madrid e Ibra que viene de una lesión empieza suplente (ya se ha perdido el Barça-Inter de liguilla) y marca el gol que decide el partido y condiciona el campeonato. “Perfecto” piensa Pep. Fin de aclimatación.
Con estas llega el mundial de clubs e Ibra, igual que el resto del equipo, no cuajan unos partidos excelentes por una mezcla de presión (lo libros del sextete ya están en la imprenta) y falta de acierto. Campeones, campeones somos los mejores del mundo.

Empieza el 2010 e Ibra parece que no acaba de encajar. Sus goles cada vez son menos. A Guardiola eso no le importa pero en lo que quiere incidir es en su juego sin balón. Considera que Ibra no pone de su parte y que no acaba de entender aquello de que el primer defensa es el delantero.

El equipo sigue sin ser una maquina perfecta y Pep empieza a poner a Messi de delantero centro con excelentes resultados.
Llega lo gordo en Europa e Ibra mete un gol importante en Stuttgart y dos vitales en el Emirates. Parece que en liga se reencuentra con el gol pero una nueva lesión la corta de cuajo.
A todo esto en las semis de champions en Milan parece que sigue igual de inadaptado que el primer día, lo que se confirma en el partido de vuelta.
Han pasado meses e Ibra no ha evolucionado lo que era de esperar.
Cuando llegan los últimos partidos de liga Pep entiende que no se puede permitir que existe alguna fisura entre los 11 y que no todo el mundo ponga la misma implicación cuando se ataca que cuando se defiende. Por eso juega Bojan. No es tan bueno, no tiene tantas “calidades” pero se asegura que ninguno de los otros 10 piense: “joder, no vamos todos por el mismo camino”.
Campeonamos en liga, acaba la temporada y Laporta & Txiki le dan a Guardiola el merecido premio: Villa.

Ante esta situación, un Guardiola frustrado por no haber sido capaz de conseguir lo que pensaba que conseguiría da su opinión sobre Ibra: Vender.
Cree que no es una cuestión de tiempo y piensa que ni Ibra ni el Barça van a seguir siendo felices. Ibra ha ido a parar a, seguramente, al único equipo del mundo que no puede cambiar su manera de jugar a pesar de tener a un futbolista de condiciones tan extraordinarias: Messi es el mejor del momento y probablemente de la Historia del Club y su posición no puede depender de si uno u otro queda desplazado. El equipo se construye a su alrededor. Y punto.

A partir de aquí Pep e Ibra canalizan sus frustraciones de forma distinta: Pep lo hace hablando bien del jugador y autoinculpándose e Ibra dándole la razón y culpándolo de romper su sueño.

Tengamos en cuenta que Pep tiene más experiencia y probablemente más inteligente. Y no ha sido Pep quien ha visto roto su sueño. Porque el suyo continua.

Epílogo:

Cuenta la leyenda que cuando Miguel Ángel había acabado de esculpir a Moisés, se lo quedó mirando extasiado de lo perfecto que le parecía. Era tan perfecto que pensó: solo le falta hablar. Por eso le pegó un martillazo en la rodilla que aun hoy es apreciable a la vista. Moisés no se quejó y Miguel Ángel había “estropeado” un poco su obra.