DUETS

La Ola mongola

Ni la Mano de Dios, ni el gol de Careca, ni los goles de Calderé a Algeria, ni la Dinamita Roja, ni la Maldición de Moctecuzoma, ni la rodillera de Miguel Porlan, ni pollas en vinagre… el Mundial 86 de México será recordado fundamentalmente, por dos hechos: por esa extraña sombra que aparecía en el centro del terreno de juego de los estadios mexicanos, y que era la proyección de platillos volantes, y sobretodo, por el maligno legado que dejó al mundo del fútbol, la “Ola”.

Ya en el partido inaugural en el Estadio Azteca, de Italia contra otro y que recuerdo que quedó en empate (lo que los listillos llaman “tablas”-¿de qué “tablas” hablan?-), empezaron los descendientes de Hernán Cortés y los esclavos que sobrevivieron, a hacer extrañas coreografías acompasadas y bien sincronizadas,a las que, según nos bien explicó José Angel de la Casa, llamaban “la Ola”.

No recuerdo exactamente en qué momento Europa importó esta estúpida manifestación popular, pero sí recuerdo que la primera vez que la sufrimos en el Camp Nou fue el 8 de Junio de 1992; fue un día de inmensa felicidad, casi mayor que diecinueve días antes, ya que el Dios Sol, la Gorra de Buyo, Pier y Sanchís nos regalaban la Segunda Liga consecutiva del Dream Team. Sobre el minuto 30 de la segunda parte de nuestro partido contra el Bilbao, el funeral que había sido hasta ese momento el estadio se convirtió en un estallido de locura, Núñez empezó a lloriquear y a balbucear “Un altre?, un altre?”, todos nos abrazamos con todos, yo con una tiparraca de campeoanato que ese día se sentó a mi lado, Stoichkov decidió que se quedaba, Benhakker ponía cara de bobo, Valdano no aceptó el sobre que nuestro pecident le había ofrecido y Michel y Lasa entraban en el vestuario llorando (bueno, en realidad, esto de Lasa y Michel puede que fuera un año más tarde) y un UltraSur con gafas de Sol y una camiseta con el bonito mensaje “Míchel, el Mejor”en el Heliodoro pensaba “Putos catalanes!”.

Pensando-lo bien, importamos la “Ola” seis años más tarde porque antes no habíamos tenido ningún motivo…

¡Ay! ¡Si Quetzalcoatl levantara la cabeza!

Visca el Barça!

Bueno.
Tras la magnífica descripción que ha hecho Brian del nacimiento del monstruo, y su asociación de Moctezuma y Josep Lluís I de los Núñeses (ya decía yo), no tengo nada más kañadir que diría Manuel Braga.
Que Vds. lo pasen bien, y Visca el Barça!

Que coño!
Vaya si tengo que añadir!
Para empezar, soy de los que cuando el tipo de delante se levanta por cualquier parida, como por ejemplo, que el chufletero nos expulse a 4 tíos a la vez, le hago “tap tap” en el hombro, y le hago el gesto de que se siente, con cara de pocos amigos. Que me está tapando, vamos. Que quiero ver un partido, y no un culo. Y es que, ¿Por qué el populacho se pone de pie cuando se indigna? Se podría tumbar en el suelo digo yo.
Pues imaginénse con la puta ola mongola.
Miras los caretos, y realmente llegas a la conclusión de que para muchos, lo más importante que ha sucedido durante el match, es su participación en tamaño despropósito.
Oiga, pero si hemos ganado 10-0!
Y a mi qué! Me he levantado 14 veces para hacer la ola.

Que Messi se está meando a 15 tíos?
Da igual, que viene la ola, que viene la o…eeeeeeeh!
Miren yo soy Messi, paro el partido, agarro un micrófono y suelto:
“Para esto me juego las piernas? Para esto me quieren aquí, gañanes? Qué será lo próximo? Hola Fondo Norte Hola Fondo Sur? A la mierda! A ver! El tontorrón que ha empezado, que baje aquí y me sustituya que me piro!”

Es la ola, uno de los tres jinetes de la apocalipsis en toda celebración que se precie, junto al ¡Campeooones campeooones oe oe oe!.
Tan difícil es decir Campions?
A ver Vd., pruebe!
Camp..eooones…joder no me sale, mira que es difícil pronunciar una “i” tras una “p”, en cambio si digo “pito” o “trapichería” si que me sale.

La otra, es el “We are the Champions”, canción que ponen ya hasta en los concursos de insertarse el máximo número de calçots en el ano
Freddie chato, eres consciente de tu legado a la humanidad?
Bueno, peor sería si se celebraran los títulos cantando “Radio Gaga”.

En aras de la verdad, y créanme, la verdad tiene muchas aras, hay distintos oleros.
Destacan 2 grandes grupos:
El matao, que es el que sigue el transcurso oleril por la grada, entrando en tensión a medida que se acerca (levantando manitas y haciendo el gesto de los 5 cerditos mientras de su boca sale un eeeeee bajito, como diciendo ya veréis de lo que soy capaz de hacer).
Cuando llega, el hijoputa da un brinco espectacular, y su eeee, se convierte en EEEEEEeeeeeeeee!!!, y con cara de satisfacción se sienta y contempla a los siguientes (como diciendo, que suerte tienen estos, a mi me ha pasado el turno hasta la siguiente vuelta, y a ellos está a punto de llegarle), pero que coño, os la he dejado bien eh? Perpetuad mi obra.
Sus cónyuges lo fliparían, viendo lo rápido que se levantan.

Y ojo, el olero matao, es un fenómeno transversal. Aglutina niños y abuelos, ricos y pobres, pijos y canis. Bah!

El otro tipo sería el funcionario, que llega la cosa, y sin despegar el culo del asiento, levanta una mano tarde, y a cascarla.

Pues nada, identificado el sujeto (gracias Brian), saco en la cabeza, pistola en la nuca, y al parking a contarle un cuento.

Que esto es el Camp Nou, y no el puto circo!

EEEEEEEEEEEEEEeeeeeeeee!!

Como en casa en ningún sitio

Estamos ante una jornada histórica. Nunca he vivido nada igual y eso que he visto ganar 11 Ligas al F.C.Barcelona. De cada una de ellas guardo un recuerdo en un rincón de la memoria.

Mi primer título liguero desde que tengo uso de razón fue en el año 74, ocurrió faltando 5 jornadas para acabar el campeonato. El lugar de los hechos fue Gijón, en el estadio de El Molinón, con un resultado que no dejaba lugar a dudas, Sporting – 2 Barça – 4. La Liga de Cruyff, del “mamita, campeonamos”, del extasis barcelonista tras 14 años de sequía.

Pasaron 11 años hasta ver otra Liga. Terry Venables era el entrenador y, faltando 4 partidos para el final, conseguimos el título ganando en Valladolid por 1 gol de diferencia. Sí, fue el día del “Urruti, t’estimo” , término acuñado por Joaquim Mª Puyal tras detener nuestro cancerbero un penalty faltando pocos minutos.

Los plazos se iban acortando, para ver mi tercera Liga solo transcurrieron 6 años desde la anterior. Ya teníamos a Johan Cruyff de entrenador y, tras 2 temporadas con títulos menores ganamos con brillantez el campeonato faltando 4 jornadas. Esta vez la conquistamos sin estar nuestro equipo en la cancha y tras perder en el campo del Cádiz por 4-0, a consecuencia de la derrota del Atlético de Madrid al día siguiente.
Con este título iniciamos una racha de 4 Ligas consecutivas, las 3 últimas ganadas con gran sufrimiento – quizá por eso las disfrutamos tanto- .

Acostumbrado el culé a ganar Ligas mucho antes de finalizar los campeonatos y pensando que alguna mano negra impediría ganar un título de forma apretada, no acudió al Camp Nou con el optimismo requerido en estos casos, sino a homenajear al equipo por la primera Copa de Europa ganada y a ver un partido de futbol disfrutando de una tarde soleada. El equipo hizo los deberes de forma bastante rápida marcando Stoichkov un par de goles al Athletic Club de Bilbao. El Real Madrid vencía por 0-2 en el Heliodoro Rodríguez López y nada hacía presagiar que los chicharreros le diesen la vuelta al marcador. Los que llevábamos el aparato de radio en la oreja informamos del primer gol del Tenerife pensando que sería solo un espejismo hasta que, en un par de minutos cruciales, se realizó el milagro del 3-2. Que gran temporada, por primera vez en la historia Liga y Copa de Europa.

Quiso la diosa Fortuna volver a emparejar a Tenerife y Real Madrid en la última jornada y que el título del Barça volviese a depender de ese partido. El pesimismo culé hacía pensar que no se repetiría dos veces la misma historia – com voleu que el Madrid es deixi guanyar dos anys seguits per aquest equip?- aunque el aficionado acudió al campo por si sonaba la flauta. El Barça jugaba contra otro equipo vasco, la Real Sociedad, y ganó con un gol de Stoichkov, de forma más fácil de lo que mostraba el marcador. Esta vez los merengues perdieron con más claridad en otra tarde soleada en las Islas Canarias. Se repitió el milagro desatando la euforia barcelonista.

Como no hay dos sin tres, al cabo de un año volvimos a tener un final “made in Hitchcock” , pero con un rival diferente, el Deportivo de la Coruña. Por tercera vez consecutiva no dependíamos de nosotros mismos sino de ayudas de terceros, en este caso nuestro aliado era el Valencia. La cosa parecía que pintaba peor, los gallegos jugaban en su casa y nuestro partido empezó de forma negativa, al descanso perdíamos 1-2 con el Sevilla. Sabíamos que el Barça no fallaría, ese año hicimos un futbol espléndido. Así fue, la segunda parte fue un festival blaugrana, un vendaval comandado por Romario que pasó por encima de los hispalenses hasta endosarles un 5-2. Pero, todo estuvo a punto de torcerse al señalar el árbitro un penalty a favor del Deportivo faltando pocos minutos para el final. El encargado del lanzamiento fue Djukic, el único que se atrevió con la responsabilidad, un jugador que no era especialista en penas máximas. Eso propició que el portero González detuviese el disparo que le podía quitar la Liga al Barça. Otra explosión de júbilo que no ayudó a que el equipo ganase su segunda Copa de Europa 4 días más tarde.

Cuatro años más tarde, tras el fin del Dream Team y el año de Robson, apareció, con la ilusión de la afición culé, el holandés Louis Van Gaal, entrenador que nos dió 2 ligas consecutivas, la 97-98 y la 98-99, ambas ganadas jornadas antes de finalizar el campeonato. La primera se ganó contra el Zaragoza por 1-0 en el Camp Nou con gol de Giovanni a falta de 4 partidos y la siguiente en Mendizorroza contra el Alavés por 1-4 faltando 3 semanas. A pesar de estos títulos, el desencanto por las prontas eliminaciones de la Champions League y un juego mucho más plúmbeo de lo esperado, forzaron al año siguiente la destitución del entrenador y la caída del presidente Nuñez.

Tras el nefasto paréntesis de Joan Gaspart, volvieron las ilusionantes expectativas con la nueva directiva de Joan Laporta y el fichaje de Ronaldinho, aunque no fue hasta el segundo año de Rijkaard – con las invorporaciones de Deco y Eto’o- que se empezaron a recoger los frutos. La primera Liga del nuevo proyecto se ganó en 2005 en el campo del Levante a falta de 2 jornadas, bastó con el empate a 1 marcado por Eto’o.

La siguiente también se ganó con solvencia, nos sobraron el mismo número de jornadas e incluso un partido aplazado por la lluvia en Sevilla. También se ganó lejos de nuestro estadio, concretamente en Vigo por 0-1, también con gol de Samuel Eto’o.

Tras ganar 2 Ligas y una Champions, llegaron las 2 temporadas de la desidia y la dejadez, lo cual desembocó en una moción de censura superada por los pelos por el presidente Laporta. La elección de Guardiola como entrenador sembró de dudas a la culerada, aunque se ha demostrado que fue una de las mejores decisiones de los dirigentes blaugranas.
La Liga 08/09, como la primera de Cruyff, se ganó sin jugar, por la derrota del Real Madrid contra el Villarreal, el mismo equipo que nos había empatado en la jornada anterior en el Camp Nou privándonos de campeonar en casa.

Repasando mentalmente estos campeonatos, me doy cuenta de que jamás he visto ganar una Liga en el Camp Nou en la última jornada y sin depender de que el rival pierda puntos. Por primera vez tras muchas semanas de tensión, me importa un rábano lo que haga el Madrid, puedo enviar el transistor a tomar viento y solo fijarme en mi equipo. Nos jugamos la Liga contra un implicado en el descenso, ¿nos debe preocupar?. Nooooo. Con el debido respeto al Valladolid, somos el Barça, solo hemos perdido 2 puntos en el Camp Nou, somos el mejor equipo del campeonato en casa. Ya lo sé, de todos estos títulos que recuerdo, la mayoría los hemos ganado a domicilio pero, puestos a elegir, todos escogeríamos el escenario de este domingo, para celebrar un título tan importante, como en casa en ningún sitio.

PS: Dicen los más viejos del lugar que algo similar pasó en 1960, siendo entrenador del Barça Helenio Herrera. Barça y Real Madrid estaban empatados a puntos en la última jornada, siendo el goal-average favorable a nuestro equipo. El Barça solventó el partido goleando 5-0 al Zaragoza, poco nos importó que el Real Madrid ganase en Las Palmas por 0-1.
De este partido seguro que no se acuerda casi nadie del blog, a lo mejor el Sr. Cherinola. Un servidor de ustedes aún no había cumplido los 2 años de edad.

Te rosell un poco las tetas y me se puso inhiesta hasta la ingla -o cómo sacarse la cera de las orejas con un cutter del Pryca-

La verdad, oh vulgo, es que se tengo la picha mas caída que Flácido Domingo. Tanto en este blog como en prensa, radios y demás, el tema electoral parece atomizar el interés de las putrefactas masas.

Y todo esto a 3 días de jugarnos la Liga. Satán mediante zanjaremos el tema con un 5-1 y la colosalísima gesta de este entorchado estatal quedará en nada, ‘Bah, se veía venir, yo ya dije en Octubre que esta Liga se ganaba fácil, el mandril jamás tuvo opción’.
Y dos docenas de pallets llenos de cajas de 250 pollas!
Esta Liga habrá sido sin lugar a dudas la más durísima de todas las que se hayan disputado jamás a ambos lados de los Pirineos. Caso de lograr la victoria revestirá esta tamaña gloriosidad que quedará como un hito, se harán documentales por el Discovery Txanel dentro de 20 años, y será algo más recordado que la batalla de Trafalgar o el Desembarco de Torrecillas.

Y mientras estamos a pocas horas del partido más trascendental de los últimos milenios, veo que el pútrido vulgo ya da el tema por zanjado y se centra en la basura electoral, las listas para el mundial, el Pacogonzalezgate, Rosell y su don de la palabra, Villa, Cesc, y sus hurañas madres.
Yo soy de la vieja escuela, y hasta que no veo al gato asado, troceado y en el plato no digo ‘gato’.

No me gustaron las declas de Puyol en la línea ‘Ojalá juegue Iniesta, será muy bonito que pueda estar en el campo en un dia tan festivo’, ni me gusta que Rosell se presente esta semana, ni que Laporta hable de fichajes, ni nada de nada. A pesar de ser un nuñista casposo con dejes pedófilos y un ruín cenizo, no osaré agorerizar con todos los males que sobre vosotros se cernirán caso de que no hagáis lo que os pido, lo que sí me llama la atención es que ante el tamaño del envite la gente esté tan desenchufada.

Me dais asco. Cruyff, dále duro con esa foto!

El Real Valladolid Club de Fútbol

Es va fundar l’any 1928 com un matrimoni contra-natura, amb la fusió dels dos adversaris que competien per la supremacia de la ciutat: la Real Unión Deportiva, vinculada a la Congregación de Luises y Kostkas, una mena de secta que dirigien els jesuïtes i representava del sector més conservador de la societat castellana, i el Club Deportivo Español, de tendència progressista com el nom indica.

De la unió dels oposats neixen les síntesis, i la patriòtica generositat dels, fins aquell moment, enemics irreconciliables havia de donar grans resultats per força, un Real Valladolid Deportivo que aviat va ser un gallet a la segona divisió.

I jo em pregunto: Com li hauria anat al Barça si haguessin tingut la mateixa generositat Núñez i Cruijff, Kubala i Suárez, Sandro i Laporta, Gaspart i Portolà, Milà i Fontanals?

Que l’exemple edificant dels vallisoletans no caigui en sac rot!

Just acabada la guerra (1940) ja hi havia calés a la fidel Pucela (general Saliquet, cruz laureada de San Fernando franquista…) per construir-li al club un estadi municipal, en el que el Valladolid va patir ascensos i descensos fins que el 1948, entrenat per Antonio Barrios, va aconseguir pujar a primera divisió.

Va preparar a fons la campanya, fitxant l’argentí-francès Helenio Herrera, però es va quedar en el 12è lloc (de 14). Herrera va guillar a l’Atlético de Madrid i el Valladolid va estar a punt de perdre l’equip a la pretemporada, quan, tornant de jugar un amistós a Pamplona, l’agost del 1949, l’autocar va patir l’envestida del tren en un pas a nivell de Villafría (Burgos). Per sort, i amb l’ajuda de la Virgen de San Lorenzo, només hi va haver ferits.

Ferits i tot, però, es van fer notar aquell any a la Copa; van eliminar la Real Sociedad, el Sevilla i el Real Madrid per caure a la final davant de l’imbatible Athletic. 1-1 al final, amb gol de Zarra, que en va marcar tres més a la pròrroga. 4-1, despedida y cierre.

La temporada 1956-57 es va produir una circumstància insòlita: van baixar a segona tot i jugar amb el pichichi, Manuel Badenes.

La temporada 1960-61, el Valladolid va repetir una història coneguda: va fitxar Heriberto Herrera, un entrenador uruguaià que, després de fer una bona temporada, amb ascens a primera, va guillar al RCD Español.

I a qui van contractar aleshores d’entrenador? Doncs a Antoni Ramallets, sí, a l’autèntic Ramallets, al nostre porter, al gato de Maracaná, que acabava de retirar-se i que quinze anys abans havia jugat un any cedit pel Barça al Valladolid. I no li va anar gens malament; l’equip va quedar en quarta posició de la Lliga, la millor classificació de la història. L’Antoni va guillar a entrenar el Zaragoza, però tornaria a un enfonsat Valladolid la temporada 1965-66 per intentar treure’l de segona. Quasi ho va aconseguir.

Aquells van ser els anys més angoixosos del club, asfixiat pels deutes i recorrent a mesures desesperades, com la de nomenar Conchita Velasco presidenta d’honor madrina del club per frenar d’alguna manera la fuga dels socis. Només la venda al Betis de la figura, Cardeñosa, per 15 M ptes. taparia els forats.

La venda d’Amarillo al Barça es compensaria amb l’arribada de Moré i Rusky, dos joves del filial. Més endavant s’afegirien altres juvenils del Barça i del Madrid, com Poli Rincón, que acabaria sent el màxim golejador de la història del Betis (78 gols en 223 partits) i el màxim descatxarrador del Carrusel Deportivo de la SER (78 carallotades per transmissió), a més de fer 4 gols de l’inefable 12-1 d’España a Malta (només 6 en altres 21 partits internacionals).

El Valladolid va aconseguir l’ascens a primera el 1980. L’entusiasme generat va fer arribar a 14.000 la xifra de socis i va aconsellar que l’Ajuntament es tornés a gastar els pempis edificant el Nuevo José Zorrilla, un nou estadi municipal a disposició del club, en terrenys cedits per la Diputació Provincial (tan fàcil com requalificar el miniestadi, vaja).

L’excusa va ser que serviria de seu al Mundial España-82, excusa suficient perquè el Consejo Superior de Deportes i la RFEF ajudessin també al finançament, amb aquella generositat que des d’un principi ha acompanyat la història del club.

Sempre és d’agrair que un estadi de futbol porti el nom d’un dramaturg (Mourinho vete al teatro) i no el d’un especulador president egocèntric. Una vegada a la vida que passa això, però, el camp és més conegut com “l’estadi de la pulmonia”, des de la final de Copa jugada allí entre el Madrid i l’Sporting, un abril del 1982 que el fred momificava els espectadors. Ara hi tenen un sistema de calefacció per irradiació i rajos infrarojos, com el Bernabéu, però no és segur que no afecti les meninges dels aficionats (vegi’s els blogs Socios, Defensa Central…).

I arribem a l’èxit més gran de la història del club: la Copa de la Lliga 1983-84, guanyada a l’Atlético en una pròrroga on els 3 gols tradicionals els van fer els de Pucela aquesta vegada, amb Redondo a la banqueta i un joveníssim Eusebio al camp.

Una transformació profètica va acompanyar l’arribada de l’entrenador colombià Pacho Maturana el 1990 i, amb ell un munt de colombians més: Valderrama, Higuita, Alvarez.

Com a resultat d’aquestes alegries, els deutes van tornar a ofegar el club fins al punt que va haver d’intervenir l’alcalde de la ciutat, Tomás Rodríguez Bolaños, encapçalant el grup d’empresaris que es van encarregar de sanejar la situació.

La segona etapa de Cantatore com entrenador va acabar com el rosari de l’aurora, destituït en directe en meitat d’un programa de ràdio per Marcos Fernández, fill del president/propietari del club, a qui substituïa a causa de la leucèmia del pare. Al costat d’aquell xou, la destitució sobtada de Cruijff per Gaspart van ser uns exercicis espirituals.

L’última pujada del Valladolid a primera divisió ha estat el 2007, amb Carlos Suárez de president i Mendilibar d’entrenador. No és que li vagi gaire bé a les altures. El 2008 va quedar el 15è, a 3 punts del descens; el 2009 el 15è també, però a un sol punt, i el 2010 baixarà a segona, si la Moreneta vol i la Virgen de San Lorenzo mira cap a un altre lloc.

Clemente, Clemente…   Clemente, Clemente…

I passem al tema important: Per què es diuen pucelanes les muchachitas de Valladolid?

No ho sap ningú del cert. L’explicació més raonada de les moltes que s’expliquen, diu que la ciutat va tenir l’exclusiva amb els ciments de Possuoli (Italia). Als treballadors que distribuïen les càrregues de ciments puzolanos se’ls va conèixer aviat com pucelanos. És un àlies recent, del segle XX, però la ciutat l’ha adoptat encantada i el fa servir amb entusiasme en tota mena de situacions. La veritat és que sóna més simpàtic que els històrics noms de vacceos, pincianos o vallisoletanos.

La primera mascota del Valladolid va ser lamentable; representava una almena d’un castell, es deia Pucelo, i posava la gallina de pell de tan cutre. Molt patriòtico-castellana, això sí. L’actual mascota està força millor, encara que continuïn vestint-la d’hidalgo castellà amb capa i escut. La salva el simpàtic cap de guineu, amb el que no podria tenir altre nom que Pepe Zorrillo.

La composició accionarial del club és insòlita. Són nou empreses mecenes les que posseeixen el 97 % de les accions. Els accionistes particulars només sumen el 3 % restant.

Als interessats pel merchandising pucelaire els recomano el Porrón Real Valladolid de 500 cc. per 15 €, de gran lluïment a les reunions de comunitat de veïns, o la Copa de Cava Sidra Real Valladolid, per 8 €, apta per a boicots, visites papals i victòries del PP. Hauran d’anar a comprar-los al carrer Guadamacileros, 5 de la capital castellana, i així tindran ocasió de conèixer una ciutat interessantíssima, molt més important del que pensen els ignorants de la història (quasi tots).

A Valladolid es van casar els reis Catòlics, hi va morir Cristòfor Colom, hi residia Cervantes quan va publicar el Quixot, hi van néixer Felip II i Felip IV, i tenia la capitalitat espanyola, de l’Imperi i de les postes de Sol quan el marieta de Felip III va guillar a Madrid, el 1606. Si la història hagués anat diferent, potser avui li diríem maligne al Real Pucela.

 

Traduttore traditore

* Huelga decirlo

No hi ha sensació que incomodi més determinades persones que la generació d’indiferència. La vanitat i l’arrogància, trets característics d’aquesta mena d’individus, els porta a adoptar postures histriòniques i a abraçar la provocació amb l’únic objectiu d’esdevenir rellevants per a un determinat nombre d’éssers humans.

És el cas de José Mário dos Santos Félix Mourinho (Setúbal, 1963). Aquest tècnic de notable palmarès, mètodes discutibles i maneres repulsives s’ha entestat, per sobre de qualsevol altra cosa, a convertir-se en un personatge transcendent per als aficionats del Futbol Club Barcelona.

Des que va abandonar el club blaugrana, on havia exercit de traductor en la temporada de Bobby Robson i d’auxiliar en la primera etapa de Van Gaal, the Special One ha maldat per ocupar la plaça de primer entrenador de l’entitat esportiva més gran del món.

Al capdavant del Porto, el Chelsea i l’Inter ha protagonitzat tantes gestes esportives com sortides de to i enfrontaments amb col·legues, dirigents i àrbitres, sempre amb la meticulositat i l’ambició per una banda i la manca d’educació i les pèssimes formes per l’altra com a bandera.

Aquesta ultracompetitivitat, per bé i per mal, ha abraçat el paroxisme cada vegada -i han estat diverses- que el destí ha encreuat els camins dels equips dirigits per Mou i els del nostre Barça. El portuguès no ha tingut cap mania a l’hora de recórrer a les males arts en aquests enfrontaments, que ha viscut sempre un punt per sobre de la sobreexcitació.

Entre l’escassa simpatia que han generat les seves autoparòdies i la constatació que l’estil futbolístic que acredita el millor tècnic del món no casa amb el que una facció del barcelonisme cada cop més majoritària considera irrenunciable l’aterratge de Mourinho a la banqueta del Camp Nou s’ha convertit en una autèntica quimera.

És més, l’últim episodi d’aquest etern desencontre encara s’ha d’escriure. I tots sabem de quin color serà. No se us acudeixi quedar-vos sense crispetes.

——————————————————————————–

* No existe sensación que incomode más a determinadas personas que la generación de indiferencia. La vanidad y la arrogancia, aspectos característicos de este tipo de individuos, los lleva a adoptar posturas histriónicas y a abrazar la provocación con el único objectivo de convertirse en relevantes para un determinado número de seres humanos.

Es el caso de José Mário dos Santos Félix Mourinho (Setúbal, 1963). Este técnico de notable palmarés, métodos discutibles y formas repulsivas se ha obcecado, por encima de cualquier otra cosa, en convertirse en un personaje trascendente pars los aficionados del Futbol Club Barcelona.

Desde que abandonó el club azulgrana, donde había ejercido de traductor en la temporada de Bobby Robson y de auxiliar en la primera etapa de Van Gaal, the Special One ha deseado ocupar la plaza de primer entrenador de la entidad deportiva más grande del mundo.

Al frente del Oporto, el Chelsea y el Inter ha protagonizado tantas gestas deportivas como salidas de tono y enfrentamientos con colegas, dirigentes y árbitros, siempre con la meticulosidad y la ambicióo por un lado y la falta de educación y las pésimas formas por el otro como bandera.

Esta ultracompetitividad, para bien y para mal, ha alcanzado el paroxismo cada vez -y han sido varias- que el destino ha cruzado los caminos de los equipos dirigidos por Mou y los de nuestro Barça. El portugués no ha tenido reparo alguno a la hora de recurrir a las males artes en estos enfrentamientos, que ha vivido siempre un punto por encima de la sobreexcitación.

Entre la escasa simpatía que han generado sus autoparodias y la constatación de que el estilo futbolístico que acredita el mejor técnico del mundo no casa con el que una facción del barcelonismo cada vez más mayoritaria considera irrenunciable el aterrizaje de Mourinho en el banquillo del Camp Nou se ha convertido en una auténtica quimera.

Es más, el último episodio de este eterno desencuentro todavía está por escribir. Y todos sabemos de qué color va a ser. No se os ocurra quedaros sin palomitas.

PUES EL FUMBOL ES ASIN SEÑORA, QUE QUIERE QUE LE DIGA

Este fin de semana hemos asistido a un hecho histórico.
Si. Ha nacido un fenómeno. Lo nunca visto. Ha sido en París.
Porqué las criaturas vienen de París, no?
Ah! Acaso creían que iba a escribir sobre los altos?
Nah! Hombre. Exquisitas plumas ya lo han hecho por mi.
Simplemente dos apuntes:
Estuve 18 minutos intentando convencer a un niño preguntón, que el esloveno Erasmo Lorbez no tiene 50 años.
Y una vez convencido al fin, y con el partido en sus últimos 27 minutos de la basura, me dediqué a contar los “senyoresisenyors” que iba soltando Jordi Roglucosa.
52 contabilicé. Puede mejorar, y llegar a los 80 en una tarde inspirada.

Bueno.
Pues iba diciendo, que permanezcan atentos a sus pantallas porqué está a punto (mejor dicho, a un punto) de nacer, agárrense los huevos los caballeros que el suelo está duro, “la Liga de los 2 campeones y con 2 cojones”, o altramente dicha, la Liga Wennington.
Y por qué Wennington, y no Ruipérez o Fittipaldi?

Sencillo.
Bill Wennington fue un destacado filósofo salido de la Universidad de Oxflops. Y digo salido, porqué era un peligro para la humanidad femenina dejarlo suelto por el campus.
Y Vds. se preguntarán que coño es un campus.
Pues miren, sinceramente no lo sé.
Bueno. Pues en sus ratos de asueto, el tito Bull jugaba en los Bills. O era al revés?, y era un paquetazo del copón, pero en una entrevista dejó una frase para la posteridad:
“El partido más memorable de mi carrera fue aquel en el que entre Jordan y yo, anotamos 57 puntos, 55 Michael y 2 yo”
Bien Billy, estupenda contribución.
Tú no lo sabías pero estabas bautizando un fenómeno que iba a nacer al cabo de 20 años.
El factor Wennington.

Miren, les voy a contar una anécdota.
El año pasado, mi primo Matilde (si, es un tío, que se le va a hacer), residente en L.A., hombre de grandes saldos bancarios y dueño de un pozo petrolífero desde lo alto del cuál le gusta mear, me preguntó si me gustaría acompañarle a una cita con 2 chirliders de los Lakers.

Me puse firmes, y a los 2 minutos ya estaba en la calle Hollywood esquina Beverly Fills.
Resumiendo, hotel de lujo pero los 117 pisos se me hicieron eternos, entre otras cosas porque solo cabían 3 personas en el ascensor, y el primo me dijo que yo subiera a pie.
Total, que al cabo de 5 horas 14 minutos y 7 kilos menos logré llegar a la habitación 11732.
Y ahí estaba Matilde en labores de la cosa coreográfica con ese par de hembras.
Cuando me vio, me dijo que por favor le recogiera los calzoncillos, se los doblara, y se los pusiera encima del sofá.
El problema, es que con la emoción, el tito Matilde los había lanzado al aire, y allí andaban enredados en una aspa dando vueltas en un ventilador del techo a 250 millas por hora.
Pues eso, al intentar cogerlos me seccioné siete dedos y una oreja.
Ya, ya lo sé ¿y el mando a distancia?
Miren, entre nosotros, mi primo Matilde es un ser pervertido y en sus fiestas, le gusta insertarse en su culo cualquier tipo de mando a distancia a su alcance.
Ahí había Dvd, Tv, equipo de sonido y mil aparatos más, pero adivinen que mando utilizó Matil.
Efectivamente, el del ventilador.

Y pensé, coño, ahora que?
Jugamos a Excalibur?

Nada. Acabé en el hospital de la calle Sunset Bulevar, donde los famosos estampan su huella, y pensé, cojones jopasso, tu nunca podrás estampar tu huella porque ya no tienes manos, tienes muñones. Con injertos de calzoncillo Abanderated y aspa de ventilador, pero muñones al fin y al cabo.

Días después me pidió que le acompañara a dar de comer a unos cocodrilos que tiene en una de sus fincas.
Como Vds. podrán comprender y vistos los precedentes le dije que y una mierda, que al menos, quería conservar las piernas y la otra oreja.

Bueno, pues mi primo Matilde lo entendió, y como desagravio, después de aquello iba contando que me cepillé a 2 chirliders de los Lakers, para que estuviese contento, ya que ahora tengo dificultades hasta para rendir culto a Onán.
Bueno, confieso que con la correa de la persiana y unos chicles me he fabricado un artefacto y tal pero…

No, no y no.
Ni Wennington contribuyó a nada en su equipo, y yo ni conseguí una triste foto de las chirlas.

Es por eso que cuando ganemos a los voluntariosos chicos de Zorrilla, y conquistemos la Liga, sólo habrá UN campeón, y ese será el Barça.
A tomar por culo la Brunete, su campeonato moral y sus 98 puntos.
Que no traten de embaucar.
El Madrí como bien se ha dicho, morirá en la orilla, y con la lengua fuera. Y eso jode, amigos. Pero jode jode eh?

No al factor Wennington

La Liga 2009-2010 tendrá UN campeón: El Barça.

Se me entiende la metáfora, no?
Si no es así, tengo más.

Eso si, si vienen los de la foto, va a ir al campo su puta madre, que yo soy muy miedoso.

Verdades, gestos e identidades

Con motivo del sorteo de grupos del Mundial de Suráfrica el Real Madrid dió un golpe de efecto mediático montando una fastuosa rueda de prensa con los jugadores internacionales de la entidad blanca. Gran y colorido acierto del marketing y la imagen pero también de la impostura y el photoshop. Al Madrid le convenía y los jugadores lo acataron. Modélico funcionameniento de club, fenomenal escenificación y mejor optimización de los derechos de imagen

No obstante, los rostros serios de los Kaká, Cristiano, Metzelder, Higuaín o Benzema por tener que quedarse una horita más en Valdebebas tras el entreno matinal delataban lo forzosa de su presencia y, vistas en perspectiva, contrastan sobremanera con la juvenil jovialidad de la instantanea de París que encabeza el artículo, en la que Piqué, Bojan, Busquets, Xavi y Puyol, los catalanes de la cantera, los culés de nacimiento y sentimiento, driblaron al volcán de Guddy -junto al que entró como Kennedy y saldrá como Obama- para apoyar a sus baloncestísticos primos de zumosol.

La fuerza no está en la imagen, sino en el gesto. El club sólo dijo sí a la petición expresa de dos capitanes y tres futuribles brazaletes, y el plantel del basquet no sólo lo agradeció sino que gratificó con inmediatos intereses. Que además esa comunión y generosidad se tradujera en un impagable spot en prime time para el club y el patrocinador de la sección tiene en la verdad a su causa y efecto. Estas cosas no se fuerzan, surgen. Y, lo que es más importante, se mantienen.

Fue también en el extraradio de París donde uno de los presentes en Bercy levantó hace apenas cuatro años la Champions de los Ronaldinho, Deco y Etoo, los cracks fichados por su precio real, el que fija el mercado. Muy por encima, pues, de lo que costaron los héroes de Roma y y cheerleaders de París, que no es mucho sino muchísimo. A ese equipo, al que tanto le costó campeonar, le fue imposible mantener.

Algo de eso se vivió tres años antes en la sección de baloncesto, que alzó en casa la primera Euroliga al cochinero trote de los Pesic, Bodiroga, Fucka y Femerling, y donde los eléctricos Saras y Navarro parecían estar de más. Hoy, con Xavi Pascual poniendo a punto el Ferrari que le ha comprado Chichi, con cinco de casa (Ricky, Sada, Juanqui, Roger i Trias) solidificando entre bambalinas en el laportismo lo que Bodiroga lideró en el gaspartismo y con la intensidad como medio y la calidad como pretexto han llegado para quedarse.

Pero la dificultad no está el conseguir el éxito sino en saberlo gestionar, en darle continuidad. Abundan los precedentes de lo primero y escasean los de lo segundo.
Que cracks de relumbrón como Ricky y Navarro y oficiales de primera como Sada y Grimau sientan el proyecto como algo tan suyo como el dorsal será de vital importancia para que los segundos héroes de Paris no caigan en la infausta autocomplacencia de los primeros.

Se emborracharon (también) de éxito los lustrosos cracks foráneos que alzaron la Champions en Saint Denis, y de los dos siguiente ejercicios apenas recordamos resacas y rajadas, borrones y decepciones, rimbombantes intenciones y decepcionantes actuaciones. Se pasó de las promesas del crack (“cuando el equipo me necesite ahí estaré”) a los cracks que fueron promesas (Iniesta, Messi, Pedro, Bojan) y el equipo vuelve a gestionar bien el éxito diecisiete años después.

El complicado año I tras la caidita de Roma -que tan certeramente vaticinó el míster- está manteniendo alta la líbido. Se contaron tres orgasmos en los preliminares y el cuarto no está previsto en sabadete sinó el domingo a las siete. Son de casa tanto los que lo ganaron en 2009 como los que lo gestionan en 2010, y el trio de ases del pasado año puede convertirse el domingo en un bonitopóker de reyes tras mantener la competitividad en lo más alto de agosto a mayo.

El decálogo

1.- Campeones de Europa. Sí. No bastaba con ser los mejores, hacía falta demostrarlo. La mejor plantilla de nuestra historia asumió la presión del saberse favorito y se limitó a hacer lo que ha venido haciendo todo el año: pasar por encima del rival.

2.- Por muchas euroligas que ganemos uno nunca se podrá sacar la espina de no haber visto a Epi, Solozábal, Sibilio, Norris y compañía ganar la Copa de Europa de baloncesto, pero cada una de las que ganemos será un homenaje a ellos.

3.- Mención especial a nuestro entrenador, Xavi Pascual quién no nos convencía a todos desde el principio. Cogió una plantilla que se había ido a cargar a su entrenador y la hizo finalista de la liga, eliminando antes a la mejor Penya en muchos años. Al año siguiente la liga ya no se escapó en el primer año de Creus, y lo de este año va camino de ser legendario.

4.- Disfrutemos de la coincidencia en el tiempo de los mejores equipos de futbol y baloncesto de nuestra historia. Atrás quedan aquellos años que cuando uno estaba en la cumbre el otro hacía una temporada para olvidar. Adiós a otro de los tópicos que servían de coartada para explicar malos resultados. Haciendo las cosas bien se puede estar arriba en ambos deportes.

5.- Porque luego está la exhibición de fútbol que hicimos el sábado por la noche en uno de los campos más difíciles de la Liga. Fieles a nuestro estilo dominamos al Sevilla en su casa el día que podíamos quedarnos sin liga.

6.- Sí, tuvimos 5 minutos de empanada pero supimos sobreponeernos a ellos. Alguno podrá decir que un equipo como el barça no puede permitir ver peligrar su partido cuando ha sido tan superior. Si fueramos distintos probablemente no nos habríamos puesto 0-3 ni habríamos generado tantas ocasiones de gol. Es nuestro sello y es difícil cambiarlo. Por ello, hasta el día que te estás jugando la liga, ganando de un gol y a pocos minutos del final te encuentras con unos laterales preocupados en buscar la línea de fondo contraria y no la propia.

7.- Dijo Pep que esto aún no está ganado. Haríamos bien todos no sólo de repetirlo sino de creerlo. Valladolid y alirón son dos palabras que conjugan muy bien en nuestra historia y nos evocan recuerdos de cuando ya eramos muy grandes pero no tan ganadores. Vayamos al Camp Nou a ganar no a celebrar, que para eso ya tendremos tiempo.

8.- Y comprobando como sigue la camapaña de acoso y derribo a nuestro club estaría bien que quien sea nuevo presidente no se deje seducir por ideas inútiles como intentar mejorar, en nombre de una supuesta responsabilidad institucional, la imagen del club fuera de catalunya. No. Lo mejor que le podemos dar a todos los culés, también a los del estado español, son títulos y la sensación que no nos dejamos avasallar por sus campañas. Se inventan villaratos o justifican nuestras victorias por penaltys no pitados? hacemos 99 puntos y los hacemos rabiar. Minimizan nuestra Copa de Europa de baloncesto dándo la final en un canal semiclandestino? Nos mostramos más orgullo que nunca de nuestra victoria y exhibimos la comunión de nuestros jugadores con el club.

9.- Así que al nuevo presidente, sea quien sea, ún servidor le va a pedir pocas cosas pero vitales para la marcha de nuestro club los próximos 6 años. Que no se obsesione con el palmarés de su predecesor (copas de europa en futbol, basket, balonmano, hockey, ligas varias, tripletes, sextetes….) y que no ejerza el vicitmismo al que durante tantos años este club parecía estar abonado. Queremos ser los mejores y no vamos a pedir perdón por ello.

10.- Sigamos disfrutando de los frutos del trabajo de todo un año. Som-hi Barça!

PD: El Barça Atlètic ganó, igual que el de balonmano y el de hockey, y el fútbol sala perdió por penaltis.

El post menos visitado de la historia del Yoya.

Y es que, metido entre el partido del Pizjuán, la Final Four de París, e incluso, ¡¡¡la despedida de Barrufet!!! ¿A quien le importa un partido intrascendente del filial dónde no se juega nada? Pues aquí un servidor que está al pie del cañón. Y lo que se perdieron ustedes, seres de poca fe. El Barça Atlètic jugó contra otro equipo y empató a cero.
Y pum.
Muniesa lesionado a los cuatro minutos que se suman a los tres meses de Fontás y nos encontramos que vamos a tener que jugar los play off con Benítez…
Ah… los play off. En cuanto tengamos rival hablaremos de esta travesía por el purgatorio de tres eliminatorias. Mientrastanto, recomendar los títulos de crédito de Zombieland, con un sublime aprovechamiento del “For Whom the bell tolls” de Matallica.