Crónica

Poca tranca para tanta palanca

Se las prometía felices el optimista culé medio con los “ilusionantes” fichajes del verano. Pero ya se sabe que un optimista puede ser simplemente alguien mal informado. Que no sabe que Christensen no era titular el año pasado en el Chelsea. Que ignora que Rapinha estuvo a punto de descender con el Leeds United a 2ª división. Que no se ha percatado de que Lewandowski casi dobla en edad a Gavi. Que ya se ha olvidado que DembeLOL estuvo estafando a su actual equipo durante un lustro y, aun así, hoy volvió a ser titular. Y con manga larga. Acaso para ratificar que su mente cree estar viviendo en el hemisferio sur. Y la más importante: que no se ha dado cuenta que las principales necesidades del equipo -un medio centro y nuevos laterales- siguen sin ser cubiertas. Y si un partido en casa contra el Rayo no es un buen día para que Abdé sea titular, la primera lectura que hay que hacer es que Jordi Alba seguirá siendo titular haga sol, llueva, granice o truene. La segunda es que Araujo, gran proyecto de central, no tiene profundidad. Y el ecosistema azulgrana necesita un lateral que sepa defender pero que tenga recorrido defensa-ataque.

Y con dos de las tres eternas trillizas titularísimas y tan solo tres de los nuevos fichajes sobre el campo, las sensaciones fueron idénticas a las de la temporada pasada. El equipo no ha evolucionado ni un milímetro y tras cientos de millones y 4 palancas después, don Xavier Hernández Creus tiene al equipo exactamente en el mismo punto donde naufragó la primavera pasada. Mismos errores. Mismas carencias. Y el partido de siempre: poca velocidad con el balón, amasando excesivamente la jugada, y sin apenas asumir riesgos. Y todo sumado a la precipitación y sorpresa ante el buen planteamiento del Rayo que, para más sonrojo, tuvo la ocasión más clara de la primera parte.

De los nuevos, poco o nada que decir de un Christensen poco exigido. Similar valoración para un Lewandoski que kodreaba alejado del área y sin apenas ocasiones. Sí hay, por el contrario, mucho para rajar del fichaje más caro y arriesgado del verano: Rapinha. Imposible no acordarse de los debuts en liga de algunos de sus compatriotas con coste similar, como Romario, Rivaldo o Ronaldinho y echarse las manos a la cabeza ante este quiero pero no puedo de manual. Ya son demasiadas veces que el club ficha este perfil de jugador sin acertar: de Alexis Sánchez a Malcolm, pasando por Trincao. Tal vez alguno piense que es muy pronto pero lo mejor que se puede hacer es ir pensando a qué equipo será cedido el año que viene antes de que se gane el apodo del Amunike de Porto Alegre.

Poco mejoró el equipo en la segunda parte con DembeLOL en modo urkel. Con un Gavi que, mientras parece una mezcla de Verratti, Gerrard, Lampard, Pirlo y Essien en la selección, mostraba hechuras de Rochemback en el partido de hoy. Y con la salida del campo de Pedri, un oasis en un equipo plano, que hacía aún más difícil pensar en un debut victorioso. Y esta vez, en el banquillo rayista no estaba Paco Jemez para remediarlo. Más bien al contrario: las mejores ocasiones volvieron a ser para los visitantes.

Cuando tras 4 cambios, Busquets y Alba seguían en el campo y a ellos se sumaba un Sergi Tormento disfrazado de Lauren Postigo, quedaba claro que había que perder toda esperanza y empezar a valorar el punto conseguido: ya es uno más de los que se consiguieron en los dos partidos contra el Rayo la temporada pasada. Una buena noticia a sumar a la postrera expulsión de Busquets que no podrá jugar en San Sebastián.