Crónica

Por una cabeza

A punto estuvo el Barça de sacar la bandera blanca en la liga. Y de no haber sido por la cabeza salvadora de DeTronk se habrían mirado con (aún mas) lupa los 3 penaltys señalados en contra.Siempre se ha dicho que los árbitros a veces te dan y a veces te quitan. Y si a unos equipos les pitan 3 penaltis a favor y a otros 3 en contra se trata simplemente de un fifty-fiftysmo de manual. Pero no fue esa la clave. Porque más que mirar al trencilla habría que fijarse mucho más en la actitud y el juego al tran-trandel equipo, especialmente en la primera parte. La pérdida en la salida del balón por parte de Alves a los 20 segundos de partido ya era una premonición de la pésima puesta en escena inicial que iban a perpetrar los de Xavi. Como si se dieran por descontado los 3 puntos ante el vicecolista, la lentitud, las jugadas previsibles y la imprecisión eran la norma. Con DembeLOL nuevamente disfrazado de amenaza fantasma: parece que va a pasar algo, pero realmente no existe. Y es que, la mejora del equipo desde la llegada del nuevo técnico es evidente, pero aún no ha llegado a ese nivel de ganar partidos sin salir al 100%.

 

Menos aún ante este Levante crecido y atrevido de las últimas jornadas que empezó a creer y a complicar el partido en los peores 45 minutos del Xavismo, más próximos al koemanismo que al cruyffismo. La jugada messianica de Morales, salvada in extremis entre Ter Stegen y Eric García, fue tan solo el aviso de lo que iba a llegar, como hace 3 días en Frankfurt. Apenas comenzada la segunda parte, un penalti absurdo de Alves mostraba todas sus costuras y descosidos. Y esta vez Morales sí acertaba con el fondo de la red. No despertó de su siesta el Barça hasta que 3 minutos después, un penalti de los de nuevo cuño -manos claras e involuntarias de Eric- estuvo a punto de doblar la desventaja en el marcador. Fue el momento elegido por Ter Stegen para emerger en la, probablemente, parada más importante de su temporada. Contribuyeron también al despertar las entradas de Pedri, por un desafortunado Nico, y la de Gavi por un De Jong que aportó mucho a los azulgrana: lástima que olvidó que su equipo hoy vestía de violeta.

 

La salida de los chavales activó a todo el equipo. Incluso a DembeLOL que puso un centro en la cabeza de Auba para que el gabonés siga enseñando a Ferrán lo poco que hace falta para marcar un gol. Cinco minutos después, trepidante combinación entre los dos pseudoadolecentes culminada por Pedri de tiro cruzado. Del 2-0 al 1-2 en apenas 7 minutos. Está claro: Pedri,Gavi y Araujo deben ir a pedir –al menos- lo que le ofrezcan a DembeLOL. Eso o irse. Sería lo justo.

 

Cuando todo parecía ya encarrilado, el Barça volvió a sestear. Hasta que la entrada de Lenglet agitó a la culerada: porque cuando entra Clement siempre se activa el modo “ay ay”. Y el francés, no decepcionó. Ni 2 minutos tardó en pisar a un rival y hacer el tercer penalti de la tarde. Lo escandaloso no es que te piten 3 penaltys en contra, sino que la reencarnación de Dehu siga disfrutando de minutos en este equipo. Cuando Melero ponía el empate y envalentonaba más a su equipo -un punto no sacaba al Levante de pobre- parecía claro que llegaría un gol más. La duda estaba en qué portería sería. Y fue el momento de quitarse el sombrero ante Luuk De Tronk. Profesional intachable. Que sabe hacer pocas cosas pero las hace bien. Que apenas juega. Que no protesta. Que sale y lo da todo en los pocos minutos que está. Y que encima da puntos valiosísimos con sus goles.Testarazo a la base del palo en su primer contacto con el balón. 3 puntos más que demuestran que, más allá de los fallos y errores, el equipo ya no se cae mentalmente ante el menor contratiempo. Y eso tampoco sucedía con los antecesores de Xavi.