Yoyalodije

¿Y Koeman, qué?

Bueno, ¿y Koeman qué? ¿No es eso a lo que veníamos? Pues sí, pero sin tener en cuenta lo anterior, me resulta muy difícil poder explicar lo que el equipo del rubio me trasmite.

Ronald llega con el Bartomeu seal of approval de “ADN Barça”. Eso a día de hoy no significa nada, pero al soci le suena bien y le gusta oirlo; se siente tranquilo. Sin duda nuestro tintín ha bebido de fuentes cruyffistas, pero eso no implica que cuando le entre sed se pida otra cosa. De hecho, mayoritariamente se ha saciado en sus equipos apartándose menos o más de esta ortodoxia. Aquellos que hayan visto algo a su Everton o a la Orange, saben también lo que hay.

Y sin embargo, todo esto creo que le ha venido bien a Koeman: el contexto mencionado anteriormente, el hecho de que estemos tan abajo que a muchos con cambiar les sea suficiente, el hecho de que a gran parte del soci lo del ADN le baste; el hecho de que el que ya conoce a Koeman ya sabía por dónde iba a salir aunque no comulgase con su visión cruyffista y el hecho de no tener mucho más que perder de primeras. Y, también, sin embargo, creo que ha sido muy práctico, consecuente e inteligente en lo que ha mostrado hasta ahora.

El hecho de venir con fama de 4-2-3-1 no le ha venido mal y me explico. El venir etiquetado con ese esquema le ha ayudado a comenzar su intervención sin que la novedad alterase tanto al personal; tiempos de pandemia. Al final los esquemas no son números absolutos, sino relativos; muy relativos. Lo importante luego es la interacción entre los jugadores, más allá de que los dígitos puedan marcar ciertas distancias Y, sin embargo, decíamos, lo utiliza a su favor. El 4-2-3-1, su etiqueta y primeras decisiones le ha servido a Koeman para menear el árbol, sacar a los jugadores de su marco mental fijado hace tantos años, sacarles de su zona de confort y enfrentar nuevos retos. Una desconexión mental, un reseteo, ya de por sí mismo útil y necesario para muchos jugadores de la plantilla, ya viciados. Pero hablemos de decisiones.

Messi por dentro. La primera ficha del dominó, ¿recuerdan? Eso lo configura todo, porque como consecuencia directa, Leo va a tener jugadores con rol de extremo. Y esos extremos, hasta ahora, han fijado primero abiertos aunque terminen por dentro. Lo cual ha dotado al equipo de amplitud, necesitando el rival de abrirse. Además ha distribuido más y mejor los ataques por los tres carriles. Además los extremos (hasta ahora) son Fati y Griezmann (veremos a ver este segundo con el tiempo), capaces de dar profundidad con diagonales fuera-dentro. Ansu, además, convive muy bien en el ecosistema con Alba y entre ambos siempre hay una amenaza al espacio. Los puntos 1 y 2 que hablábamos antes.

El efecto dominó se propaga: Messi por dentro sí puede tener radio de acción como para presionar a un central y, ya sin Suárez y con dos extremos, esta presión se ordena mejor en los tres carriles, lo que permite al equipo ganar en continuidad y situarse un poco más arriba; más junto. El ritmo del Barça ha crecido y las presiones, aún por mejorar, sin duda orientan y condicionan mejor al equipo rival. Veremos su continuidad, pero aquí quizá, se nota la mano de Alfred Schreuder. El equipo está mejor colocado, de forma natural. Además, cada lateral tiene siempre a un extremo por delante, con lo cual su necesidad de subir está más compensada a priori, pueden seleccionar más y protegen mucho más la transición defensiva.

¿doble pivote y media punta? La segunda decisión es la de entregar el equipo a FDJ desde atrás hacia delante, con todo lo que ello supone. Como decíamos, los números no son un modelo, a FDJ le conoce él de la Orange y su segundo del Ajax y confían en todo lo que apuntaba esta joya cuando deslumbró en la Eredivise y en UCL. Frenkie es un jugador que tiene unas condiciones brutales para la salida de balón, pero a su manera. Frenkie necesita ver el fútbol de cara y su facilidad en saltar presión rival está fundamentada en su capacidad de retenerlo y protegerlo (o que no se lo quiten), y su devastadora conducción. Es un recadero profesional: lleva el balón de atrás hacia delante sin problemas. Pero necesita que le den un contexto y se lo están dando.
De nuevo la excusa del 4-2-3-1 está permitiendo que ese mediapunta sea un jugador obligatoriamente entre las dos líneas rivales, pero que viva alejado y no ocupe espacios más abajo; limpiándole la zona a FDJ. También la posición muy abierta de Ansu en el inicio le facilita espacio. Busquets, espera en un escalón por delante en tanto en cuanto De Jong está bajando casi hasta situarse a la izquierda de Lenglet, para tener el máximo campo de cara posible. ¿Es un doble pivote a lo Albelda-Baraja? En mi opinión no. Tampoco es que se esté jugando con el pivote+interiores canónico de Guardiola, pero faltaríamos a la verdad si dijésemos que no se están mezclando las alturas de estos tres jugadores. El Barça sin Xavi-Iniesta había perdido ese jugador capaz de jugar entre líneas, recibir y girarse para seguir llevando el equipo hacia arriba. Ahora lo está forzando “vía dibujo”, dejando claro que ese media punta, que ahora es Coutinho, haga esa función de receptor. Hay que destacar que el perfil y el rol de Coutinho en el 4-2-3-1 es muy distinto al que tenía Koeman en la selección holandesa o Everton: entonces más llegador, más ida y vuelta, más recorrido. Coutinho está desempeñando un rol más “generador”, basado sobre todo en sus cualidades (conducción, amague, disparo, último pase), pero el hecho es que se gana un hombre entre líneas, una preocupación para la base del equipo rival, una zona intermedia para que no baje tanto Messi.

Estos roles, tanto del “doble pivote” como del “media punta” me parecen muy interesantes, han funcionado (aunque quede aún mucho por mejorar) y en clave plantilla actual permiten encajar mejor a otro tipo de jugadores: Pedri, donde Coutinho (si bien pienso que acabaría siendo un interior izquierdo devastador, por lo que iniestea cada vez que juega); Pjanic para el segundo escalón, donde Busquets (que acabará jugando y creo que ese segundo escalón le viene muy bien al ex de la Juve en nuestro contexto). Pero lo fundamental es que el equipo recobre de algún modo la figura de ese generador entre líneas, ahora Coutinho. Ya sea en clave 4-2-3-1 o si Ronald cambia el dibujo, cosa que la plantilla actual le permite. Que ese es otro asunto que no hemos mentado, del que no estoy ni mucho menos seguro, pero del que creo que puede servirse más adelante perfectamente.

Y es que la plantilla actual le da posibilidad de variantes en el 4-3-3 si se asientan ciertos conceptos como parece que están tratando de trabajar. ¿O acaso la terna de posiciones dobladas formada por FDJ-Busi en el pivote, Riqui-Pedri en el interior izquierdo y Pjanic-Aleñá en el interior derecho no suena maravillosamente bien?

La bendición de Ansu Fati. Es que esta es otra y no menor, que está acelerando el proceso. Un jugador con un radio de acción muy grande, capaz de esfuerzos físicos (movilidad y desmarques largos) descomunal y con una agresividad y lectura de los espacios y la posición brutal. Parte abierto, como decíamos estirando al rival y siendo amenaza profunda; permitiendo que Coutinho se fije entre líneas y otorgando espacio para el vuelo de FDJ desde atrás. Pero luego termina la jugada dentro y siempre se posiciona bien con respecto a sus jugadores. Esto permite que Messi pueda descolgarse también al entre líneas junto a Coutinho, le permite llegar a remate con una efectividad brutal y permite que Coutinho y Alba puedan ocupar el carril izquierdo para percutir al espacio generado por su arrastre. No es un privilegiado del regate, pero no le hace falta para desbordar: paredes y movilidad ponen en jaque constantemente a sus rivales.
Esta volcánica irrupción (y la tendencia de Coutinho hacia ese costado), ha inclinado el ataque a la izquierda, si bien como comentábamos antes, la distribución en los tres carriles es bastante mejor. Aún así, su correspondiente en la derecha, Griezmann, está encontrando menos continuidad y éxito en sus movimiento y ataques. No obstante, siempre se mueve bien y como lado débil también ayuda mucho a crearle espacio (vía arrastre de rivales) a Fati.

Perfil derecho: una nueva era. El fichaje de Dest es cojonudo porque viene a compensar precisamente esto. Un lateral autónomo con el balón, capaz de ser un foco ofensivo por sí mismo. Creativo, con desborde y regate, además de ser eléctrico en velocidad. Va a permitir mejorar mucho la actividad ofensiva por ese costado: tanto por él mismo, como lo que le va a permitir a su par por delante (bien sea Griezmann, bien le coma la tostada Trincao). Trincao aporta un plus de potencia y desborde al espacio que ya no tiene Griezmann (en la Real sí que era un cuchillo); pero además también aporta regate, algo que tanto hemos echado en falta. Es verdad que también tiende a interiorizarse, pero en estos partidos está mezclando mucho y muy bien el recibir tanto al pie como al espacio. Y el Barça necesita mucho más de lo segundo.

Con Dest y Trincao, este perfil adquiere una nueva dimensión, con muchas posibilidades a priori. Habrá que saber utilizarlas bien y tener en cuenta que son fichajes muy buenos pero también muy jóvenes. Habrá que sufrir pérdidas de balón y de posición que supongan goles; quién sabe si eliminaciones. Pero de eso se trata la apuesta: de ser valientes y confiar. Creo que Koeman está siendo bastante valiente con sus apuestas. Los cambios del último partido, espero que manden el menaje que me gustaría: que los jóvenes están en el equipo para amenazar y quitar minutos a los titulares, no como meras comparsas.

Niños, niños; futuro, futuro. Y es que son buenísimos: Riqui, Pedri, Ansu, Dest, Trincao, Eric García si llega… Hay muy buenas mimbres para construir un proyecto de futuro. Eso corresponderá a una nueva Junta y puede que a otro entrenador (o no, ya veremos). Pero en cualquier caso, creo que la labor del entrenador del Barça en estos meses (sea Koeman, ya hubiese sido la de cualquier otro) era la de transitar a algo nuevo, resetear lo que había tras el 2-8 y el destrozo de esta Junta y apostar por el talento joven y de la casa. Creo que Koeman, mejor o peor, lo está haciendo. No es el entrenador que yo hubiera elegido, no juega como más a mi me gusta (y creo que a no pocos de aquí); pero hay que reconocerle que hasta hoy, las decisiones que están tomando acercan más que alejan a lo que no gusta (y esto no lo podemos decir de otros entrenadores). Si bien aún es pronto, esto cambia rápido y acabamos de empezar, como quien dice.