Yoyalodije

Lo del Liverpool-Barça no hay por donde cogerlo

Bos (?) días.

Pensaba que con el paso de las horas iba a estar más tranquilo, más sereno, ver las cosas desde otra perspectiva…pero no. Todavía estoy más cabreado que ayer. Es que lo de ayer (7 de Mayo) fue muy fuerte, amigüitos, muy fuerte. Recordemos los precedentes de los otros desastres blaugranas:

Lo de la final de Atenas fue justificable porque el Barça había ganado la liga el fin de semana anterior, hubo los festejos y el clásico relax y se encontró con un equipazo del Milan.

Lo de Sevilla, pese a contar con todo a favor, se intentó durante todo el partido ante un equipo inferior que aguantó hasta la tanda de penaltis y ahí ya decidió la suerte.

Lo de Roma, ahí ya fue más grave, aunque se puede uno agarrar al clavo ardiendo de que un partido te puede salir mal, (aunque todos sabemos a que fue debido)

Pero lo de ayer, ay lo de ayer. No hay por donde cogerlo. Ni por arriba, ni por abajo, ni por la derecha ni por la izquierda. No hay por donde cogerlo. Es sin duda y bajo mi punto de vista el suceso más grave, por lo negativo, que yo recuerde en todos mis años que llevo siguiendo -padeciendo y disfrutando- al Barça.

Y una cosa más: No quiero ver en este antro NI UN PUTO REPROCHE a Messi. De eso ya se encargará la caverna (de aquí y de allí) como ya sabemos que siempre hacen. Messi no es el responsable de esto. Messi no es el problema, ni mucho menos. Messi viene siendo la SOLUCIÓN todos estos años a la carencia futbolística cada vez más pronunciada que padece nuestro equipo. Sin ir más lejos venimos de ganar una liga gracias en su mayor parte a él. Y el resultado -ficticio- de esta eliminatoria en la ida, también es gracias a él.

Si después de lo de ayer Messi sigue queriendo continuar tirando su carrera en el Barça, es prueba definitiva de que quiere demasiado a nuestro Club.
(Con los jugadores rendidos y entregados al rival, la campaña de esta temporada ha finalizado. En Liverpool, a 7 de mayo de 2019)