Yoyalodije

Culés y la cuerda

Comentario publicado el 24/05/2017

A colación de lo que estáis comentando, precisamente ayer estuve conversando (por supuesto inicié yo la conversación) con el único culé con el que hablo con cierta regularidad del Barça, fuera de este vertedero putrefacto. El tío es un leonés un poco mayor que yo, cultísimo, informado, muy inteligente (tanto que se casó y va por el tercer retoño con una polaca), barcelonista a full (ha estado conmigo en un par de finales)… y sin embargo, ni siquiera ayer tras la detención de Sandrusku dejaba de repetir los mismos dogmas de siempre.

“Yo no soy rosellista, PERO si se le da tanto bombo a su detención es porque es ex presidente del Barça, y ya se sabe que vivimos una persecución.”

“Rosell y Laporta son la misma mierda, PERO Laporta se llevó dinero de Uzbekistán y dejó al club en la ruina.”

“Bartomeu es un gran gestor y no tiene nada que ver con Rosell.”

Y así unas cuantas perlas más de las que ya os podéis hacer idea.

No hay nada que hacer, y no hay nada que hacer porque no es una cuestión de estupidez, de falta de criterio o de información. Es que mal que nos pese, hay muchos, MUCHOS culés para los que estos son ‘los buenos’. Y lo son porque son de su cuerda, comparten su manera de pensar y en el fondo, su concepto del Barça es este. Se sienten igual de orgullosos de que su presidente felicite al Madrid después de perder la liga que de ganarla, ven la remontada del PSG o ela victoria en el Bernabéu (como si no hubiésemos ganado nunca allí, hoygan) ‘como un título’, y están encantados de que Qatar o su puñetera madre pongan dinerus, porque al final eso parece lo único importante. Ah, y por supuesto, el basket ni existe para ellos. No hay más. Este es ‘su’ Barça y ya puede pasar una hecatombe que ellos no van a admitir que están equivocados; por mucho que su ex presidente favorito esté empuradísimo o por mucho que el Madrid pueda encadenar tres Champions en cuatro años y ganar el primer doblete es casi setenta. Y no van a admitir que están equivocados porque en el fondo, ellos no consideran que lo estén.

Es como aquel currela que, preguntado por mí por qué seguía votando al PP después de la enésima corruptela de este partido salida a la luz, me dijo literalmente que “ya que me van a robar, que me roben los míos”.

Pues eso.