Yoyalodije

Rafinha

Hay jugadores jóvenes que como han venido destacando por técnica o tienen buenas cualidades físicas, necesitan tirar menos de la “inteligencia” sobre el terreno de juego. No quiero decir que no la tengan, sino que no la han necesitado tanto como recurso para destacar como futbolista. No entra tanto en su catálogo de recursos de confianza.

Para mí ese es un gran reto para Rafinha. Sergi Roberto exhibía una portentosa conducción con la que iba sobrado en cada categoría hasta llegar a la élite. Sin embargo ha terminado jugando y destacando por otras virtudes. Al final “ha aflorado” el estilo Barça. Saber posicionarse, darla bien rápido y moverse, ofrecer y buscar líneas de pase limpias, saber buscar/encontrar/ser el hombre libre, etc. Todo el tutorial de nuestro estilo. A eso ha añadido lo que inherentemente tiene: un recorrido enorme que le permite jugar por todo el sector derecho.

Rafinha es un superdotado de clase y técnica. Y en físico no está tampoco por debajo de ese nivel: Genética (Mazinho’s DNA) y desarrollo privilegiado. No es velocista, pero no lo necesita para el rol que se le busca. Sin embargo, su recorrido hasta volver desde Vigo se ha basado en la primacía de sus cualidades tácticas (y proyección predominantemente ofensivas) como motivo de alineación indiscutible. El Barça y la élite son mundos aparte. Aquí va a necesitar, al igual que Sergi Roberto, que “aflore” el libreto del estilo para que el resto de sus cualidades (que son muchas y geniales) sean las que complementen al jugador que necesita el equipo. Su evolución va por buen camino. Tras el año pasado donde, sin duda, puso los pies en el suelo dándose cuenta de dónde esta, este inicio de temporada ha sido prometedor: tomaba mucho mejores decisiones. Y eso es imprescindible en nuestra manera de jugar.