El análisis

Análisis táctico

El tema de Mascherano es que antes tenía a Abidal en su costado y ahora tiene a Alba, o lo que es lo mismo, la nada en un número importante de ocasiones. Y por tanto o se queda cubriendo la espalda del lateral (no es su juego) o se adelanta para anticipar, en cuyo caso el fracaso de esa acción deja todo el sector izquierdo vacío completamente si Alba no ha vuelto a hacer los deberes. Con Abidal a su izquierda para corrgir, Masche podía hacer bien el que es “su juego” que es anticipar para empujar a su equipo hacia delante. Pero con Jordi Alba…

Hay que asumir que Alba te da lo que te da ofensivamente, pero si es lo que es atrás. O corriges el contexto para que eso no suceda (Del Bosque pone un doble pivote que le da mucha seguridad para subir cuanto quiera), o te creará problemas.

Una solución podría ser poner a Bartra de lateral derecho y que ese trío defensivo (Bartra-Piqué-Mascherano) haga prácticamente de defensa de tres ante la tendencia de Jordi Alba detrás. Exigiría sí o sí que el extremo derecho tuviera un recorrido muy grande, casi de carrilero. Pero bueno, tienes a Alexis y Pedro que te pueden dar en 90 minutos esa función utilizando un sólo cambio (cuando se haga pedazos uno, sacas al otro).

Tener a Alba de “verso libre” por la izquierda te puede ayudar a dar profundidad por allí, dejando más suelto a Neymar para que haga más su juego de asociación y/o ruptura hacia dentro. Restará menos en defensa porque tienes a tres centrales por detrás y, si llegas, es para sumar y nunca para restar. Algo así:

Pero con todo, la mejor noticia fue ver a Cesc cogiendo las riendas desde el interior y siendo compatible con Iniesta para manejar el equipo.