Crónica

Toda la vida

A veces el fútbol tiene estas sorpresas agradables. El partido de anoche parecía un estorbo en el camino del clásico y acabó siendo el encuentro más emotivo del año. Pasaron muchas cosas en el match que cerraba la fase de grupos de la Champions pero yo destacaría una: cuando alguien del banquillo le preguntó a Martí Riverola, ayer debutante, si estaba preparado, le contestó:

“¿Preparado? Llevo toda la vida preparándome para este día”

Brutal.

Y es que Pep, cuando contaba esta anécdota en rueda de prensa estaba especialmente satisfecho y habló de cómo estos chicos habían escuchado atentamente sus indicaciones y cómo se les veía a todos con los ojos abiertos como platos empapándose de un  maravilloso clínic de tres días a las órdenes del mejor entrenador del mundo.

El partido fue un espectáculo desde la  línea defensiva de Montoya,Bartra y Fontàs que estuvieron sublimes, sin que Maxwell desentonara demasiado. El primero marcó un gol,  recordando a aquel Sergi Barjuan que debutó en el campo del Galatasaray a las órdenes de Johan Cruyff y los dos centrales estuvieron solventes e incluso descarados llegando Bartra a sacar un balón de peligro con un sombrero al delantero, una gozada.

El centro del campo estuvo imperial, el trío Sergi Roberto,Thiago y Jonathan Dos Santos mandaron, repartieron e incluso fueron responsables del primer gol a cargo del menos mediático de los tres, Roberto, que se sacó algunas pinceladas de medio centro llegador a lo Lampard que le auguran un gran futuro en los próximos años en el Camp Nou.Thiago estuvo soberbio, como si de un veterano se tratase, asumió los galones como representante del primer equipo dando un mensaje a su técnico de que está preparado para la batalla del Bernabéu y para muchas más.

En la delantera hubo un jugador que estuvo sobresaliente, Isaac Cuenca, que se multiplicó en funciones de ataque con desbordes y pases milimétricos y una sensación de peligro constante que, salvando las distancias, me recordó por momentos al gran Johan del Ajax. Pedro estuvo meritorio, sabe que ha perdido el paso respecto a la temporada pasada y tiene  que hacer su particular penitencia. Ayer marcó dos goles y recibió el mejor halago de Pep asegurando en rueda de prensa que si había llegado hasta aquí era por él en una prueba de máximo agradecimiento.

Rafinha demostró maneras aunque el partido le vino algo grande pero al que le vino enorme fue a Deulofeu que sigue muy verde pese a que alguno ya le gustaría verlo gambetear en el primer equipo.Paciencia.

El de ayer no fue un partido de sobras, los que intervinieron, incluyendo el propio Pep, se lo tomaron muy en serio y el poco público que acudió al Camp Nou (curiosa la afición del Barça) se divirtió tanto o más que contra el Milan.Faltan todavía tres días para el decisivo encuentro contra el máximo rival, tendremos muchas horas para debatir sobre alineaciones, sobre árbitros y sobre las consecuencias de una victoria o derrota pero déjenme que hoy aunque sea por unos minutos, disfrute de este avance de las próximas temporadas que nos regaló ayer el calendario.

 

Las Yoyanotas, ¡A votar!:

http://www.surveymonkey.com/s/JBK3P9R