El ojo que todo lo ve

Dos reflexiones y un lodazo

Me empieza a vergonzar el dia-y-nóchico contraste que los medios catalanes insisten en establecer entre Barça y Madrid, y creo que esta corriente de pensamiento está llegando hasta los mismísimos poderes fácticos, llámese banquillo.

El panfleto laportista-guardiolista ‘Hat Trick’ de TV3 capitaneado por el perdonavidas de Xavi Torres –que sigue debiéndole una suma seria a su peluquero al parecer- hizo una espléndida comparativa señalando que cuando hay un roce en el área Cristina Romualda se tira a la piscina mientras que Messi intenta seguir la jugada. ‘Oh, ka bons ka som!’ dice mientras se golpea la rodilla con las tarjetitas del guión.

Luego tanto este espacio como todos los ‘Esport Clubs’ de TV3 percuten el mensaje de que Mourinho es una mala persona y el Madrid un equipo de maleducados prepotentes mientras que en el Barça el más malo es mejor persona que el Cardenal Sistach. El vaso que colmó la gota fue el tema de la no-tarjeta a Piqué ayer: “Mentres d’altres forcen targetes per tal, el Barça de Pep Guardiola ha substituït Piqué amb una groga…”.

Pues no, coño, pues no! Si la UEFA y la FIFA tienen normas absurdas, me parece muy cabal y diligente reírse de ellas y escupir a la cara a los cocainócratas de UEFA. Mourinho les dio un codazo en toda la boca y Guardiola debió de haber hecho lo mismo. Repito: DEBIÓ HABER FORZADO LA TERCERA DE PIQUÉ. Y punto. Y me temo que quizá no lo hizo para agudizar ese contraste entre los buenos y los malos, no lo sé. En cualquier caso, estoy en flagrante desacuerdo con esa maniobra en concreto.

Y ya que estamos con Piqué, repito que este tío llega en Trambaix a todos los lances e ignoro el porqué. Lleva todo el año flojo, pero ya en trayectoria nítidamente descendente. A mí no me da ninguna tranquilidad de espíritu el asunto, más viendo lo que tenemos en la agenda para el Lunes. Estoy en una fase de mi relación con Piqué en que, como hice con Ronaldinho, voy a denunciar lo futbolístico sin entrar en lo extra-deportivo, que no es poco en su caso. Si veo que su rendimiento no repunta entraremos en otras cosas, que las hay y las sé. Y si ni por esas, le dedicaré una doble página en las centrales de algún prestigioso diario deportivo.
Oh, qué poco me cuesta encabronaros a algunos!

Y luego alguno me llamara antibarcelonista, y cuando Piqué juegue bien dirá “Mirad que decía Fórceps de Piqué en el 2010 y mirad lo que dice ahora” y tal y cual, pero yo sé que él necesita este pequeño toque de atención.