Crónica

FC Barcelona 4 – 1 Arsenal FC (6-3 elim)

Estadi del FC Barcelona. Barcelona. 6 de abril de 2010. El barça se clasificó brillantemente para las semifinales de la UEFA Champions League tras derrotar al Arsenal por un apabullante cuatro a uno. Messi, Messi, Messi y Messi. Fin de la historia. Nunca un jugador azulgrana había sido tan definitivo, desequilibrante, virtuoso, certero, inteligente… guardemos estos instantes en ese cajón de la memoria que reservamos a lo último que queremos olvidar, junto a las finales de Wembley, Paris y Roma, lo que estamos viviendo es, sin duda, histórico. No sólo para nuestro equipo, sino para el fútbol mundial. Asistimos al crecimiento de una estrella que, como las que pueblan el cielo nocturno, ha orquestado alrededor suyo todo un sistema solar de jugadores que lo complementan, le dan sentido y forman un todo con él. Un todo que, de la mano del gran arquitecto celestial, Pep Guardiola, ha redefinido el juego del balón y el pie.

Empezaba el partido con nervios por ambas partes, mucho juego interrumpido y un arbitro excesivamente permisivo. Pronto veiamos que el alemán Stark no nos iba a regalar nada. En un balón muy dudoso en el centro del campo el Arsenal montaba un contragolpe que Bendtner, por dos veces, remataba a gol. Cerca estuvo Valdés de deshacer el peligro pero el larguirucho danés impuso su alcance y parecía que el Arsenal lo tenia bien, MUY bien.

Ahí es donde aparece Leo, tres minutos mas tarde, sin dejar que el Arsenal se asiente en el campo, poniendo el empate en el marcador. No era este el típico partido brillante del Barça volcado en ataque, sin duda más táctico que espectacular, con la sensación de que estaba realmente jugandose la temporada y con gran tensión en todas las jugadas, mucha presión por parte de ambos equipos y un juego de altísimo nivel de exigencia.

Sin apenas tiempo para que Wenger digiriese el mazazo, tras una jugada colectiva del ataque blaugrana, Messi recibe un balón empujado hacia atrás por Pedro y remata por encima de Almunia. Y como si de un uno-dos de boxeo se tratase, tres minutos mas tarde, tras un pase de cabeza de Abidal en el mediocampo, se escapaba el de Rosario rumbo a semifinales, con vaselina sobre Almunia incluida.

En el descanso, nos podemos imaginar a Guardiola recordando a sus jugadores que esto es en serio y no vale distraerse. Salían los jugadores en el mismo estado de concentración que habían mostrado durante todo el primer tiempo. Sobre esta segunda parte poco que decir. Cambios de Bojan (completísimo partido) por Touré (no todo lo solido que debería), Abidal (tristemente lesionado tras un gran partido) por Maxwell (a buen nivel cerrando a Walcott) y Pedro (romo pero luchador) por Iniesta (inédito en los minutos de la basura). Mucha tensión defensiva, algun zarpazo aislado, algún disparo desviado del Arsenal y la sensación que el cuarto acabaría cayendo. Asi fue que Messi se escapó hacia el area del Arsenal, dribló, amagó, rebotó y marcó por entre las piernas de Almunia.

Game Over con algunos aspectos a tener en cuenta. Márquez parece haber recordado lo que es ser jugador de élite y ha aportado solidez y criterio a la zaga. Milito ha estado tan seguro como siempre, con alguna excepción muy aislada y un poco mas aventurero de lo aconsejable. Xavi ha vuelto a mandar en todos y cada uno de los aspectos del juego, Busquets ha cimentado el centro del campo, Bojan y Pedro han corrido como nunca y en conjunto, todo el equipo ha estado serio, muy serio. Justo lo que hace falta en Champions.